Morales deja en Europa mensaje de integración y propuestas para salvar a la Madre Tierra

 El presidente Evo Morales terminó el viernes su gira por Europa, donde dejó establecida la vocación de integración que tiene Bolivia con el proyecto del ferrocarril bioceánico que unirá las costas de Brasil en el Atlántico y de Perú en el Pacífico; además dejó propuestas para salvar a la Madre de Tierra.

    El mandatario indígena visitó el martes pasado París, que albergó la Cumbre del Clima organizada por Francia, donde planteó un decálogo para salvar a la humanidad ante la amenaza del calentamiento global que sufre el planeta.

    "Esperamos que los países industrializados, yo diría exageradamente, puedan asumir su responsabilidad con los derechos de la Madre Tierra, por tanto, con la humanidad", dijo en una conferencia de prensa en Roma, la última parada de su periplo por Europa.

    En la Cumbre en París, convocada por el presidente francés Emmanuel Macron, sólo se habló de los efectos y no de las causas, observó Morales. "Profundamente deberíamos debatir las causas del calentamiento global, de dónde viene, porqué viene".

    El mandatario socialista reafirmó que el capitalismo es el problema y no la solución al rechazar la intención de privatizar la responsabilidad climática que tienen los países desarrollados, a quienes exigió el pago de la deuda climática y la creación de un Tribunal de Justicia Ambiental.

    Austria fue la segunda parada de Morales, para suscribir convenios de cooperación académica en materia de medios de locomoción ferroviaria de alta velocidad con la Universidad de Graz, una de las más prestigiosas de Europa.

     Morales y el equipo boliviano que lo acompañó también firmaron acuerdos en la ciudad de Berna con un consorcio de Alemania y Suiza, con plazos y metas para iniciar la construcción del tren bioceánico y ponerla en marcha hasta el 2025.

    "Saludo esta apertura del Gobierno de Alemania como también de Suiza que con su experiencia en la construcción de trenes van a participar", relievó.

    El ferrocarril pretende unir los puertos de Santos (Brasil) y de Ilo a través de territorio boliviano con un inversión superior a los 10.000 millones de dólares, según cálculos preliminares.

    Ese proyecto también beneficiará a Paraguay, Uruguay y Argentina con la construcción de un ramal del ferrocarril.

    El objetivo es "seguir avanzando en esta integración de América Latina", señaló Morales y agradeció la presencia europea para facilitar el acceso a recursos tecnológicos, financiamiento y formación de recursos humanos.

    Este viernes el presidente de Bolivia visitó al papa Francisco en el Vaticano y resumió su intensa agenda de trabajo en un encuentro con medios internacionales.

    "Escuchar al papa Francisco siempre es tan importante, sus reflexione. Tenemos enormes coincidencias en pensamiento (y) sentimiento sobre la humanidad. Un papa muy solidario, humano, integracionista", dijo a los periodistas.

    "Yo no he venido a quejarme sobre algunos obispos, así como en la sociedad civil hay diferencias, siento que también en la Iglesia Católica hay algunas diferencias, es su derecho pensar diferente", aclaró Morales al referirse a la posición política y de oposición que asumieron autoridades religiosas en Bolivia.

    El mandatario indígena y el Pontífice hablaron sobre el cambio climático y las amenazas para el planeta y la humanidad; también sobre el proceso de cambio que vive Bolivia.

    "Muy agradecido y con mucha humildad asistimos, en Vaticano, a nuestro quinto encuentro desde 2013 con el hermano Francisco, Papa de los pobres. Bolivia aún guarda recuerdos muy emotivos de su visita en julio de 2015 y su apoyo al proceso de cambio y de #MarParaBolivia", escribió en su cuenta en Twitter.
rm/              ABI

 


---------*---------
Scroll to Top