Marchas provocan caos y perjuicios a población

Marchas de protesta provocaron prejuicios y contratiempos a la ciudadanía paceña.

Una vez más, La Paz fue el escenario de marchas de protestas sociales que derivaron en el caos vehicular y la molestia de la población por los perjuicios causados en sus actividades cotidianas.

Las calles del centro paceño volvieron a ser el escenario de dos manifestaciones de comerciantes gremialistas que rechazan el proyecto de la nueva Ley de Aduanas que es analizada en la Asamblea Plurinacional y pretende endurecer la lucha contra el contrabando.

En horas de la tarde los docentes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), también tomaron las calles demandando al Ministerio de Economía un mayor presupuesto que garantice el normal funcionamiento de esa casa de estudios superiores.

Desde tempranas horas de la mañana de ayer cientos de gremialistas se concentraron a la altura del puente de la autopista, cortado gran parte del tráfico vehicular en el centro paceño, lo que motivo embotellamientos y caos, pues los conductores de vehículos particulares y del transporte público buscaron sin éxito vías alternativas para llegar a sus destinos.

Y por si eso fuera poco, en horas de la tarde, los estudiantes y docentes de la UPEA también protestaron en el centro paceño, provocando problemas de embotellamientos.

La ciudadanía expresó su molestia por estas movilizaciones que paralizaron las actividades del comercio, la banca y el transporte. Muchos tuvieron que verse obligados a quedarse en el centro sin poder retornar a sus domicilios.

La señora María Loza, ama de casa, señaló que las constantes marchas que forman bloqueos vehiculares complican la llegada y el retorno de los niños y niñas de la escuela a sus hogares.

“Una quiere recoger a los niños de la escuela para traerlos a la casa, pero al no haber movilidad uno se ve obligado a caminar hasta su hogar y muchos no viven cerca de los establecimientos educativos”, sostuvo.

El señor Juan Tapia, vecino de Sopocachi, apresurado para llegar a su fuente laboral, tuvo que cruzar en medio de un centenar de personas que se encontraban asentadas en la calle Genaro San Jinés, “es mucho el perjuicio, nosotros tenemos mucho que hacer y no nos dejan trabajar con normalidad”, expresó.

Las autoridades encargadas deberían solucionar este problema en sus lugares de origen y no en La Paz, porque se la daña y perjudica la infraestructura pública; “también quedan perjudicados todos los que habitamos en la ciudad”, indicó.


---------*---------
Scroll to Top