Magui Quispe: “Donde me llamen voy a decir la verdad”

     La indumentaria no logra ocultar la típica y recia estampa de una mujer de pollera. Magi ya sonreía antes de ubicar quién la hizo salir desde el otro bloque, pero luego de individualizar al centro del patio de piedras de aquella vieja casona, donde por fin se la logró encontrar, extiende aún más el gesto que ilumina su rostro y en actitud gentil saluda esperando que seguro le pidan un favor para alguno de los abuelitos que atiende y que se albergan en el "Rosaura Campos", dependiente del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), donde ha sido destinada hace ya un tiempo.

La diminuta mujer morena extiende la mano para saludar y en ella se percibe la rigidez propia de años de trabajo manual. Antes de interrumpirla, estaba lavando ropa.

PERIODISTAS

Para evitar susceptibilidades, en especial en este tema, nos identificamos como periodistas y le precisamos que deseamos hacer preguntas sobre lo que aún recuerda de la madrugada de aquel 13 de noviembre de 2014, cuando cumplía funciones como portera del Instituto de Rehabilitación Infantil (IRI).

Magi percibe el tema pero, dejando de lado la profesión de su interlocutor y el tono con el que se hace el pedido, hace pequeñas preguntas para precisar a su manera, de qué le queremos hablar.

Entonces la expresión se le altera, parece afinar los sentidos y la sonrisa cambia de tono a una actitud de confrontación, pues momentos después confesará que la noticia de esa supuesta violación dejó una sombra sobre todo el personal que estaba de turno o trabajaba en los centros que rodean el Hogar "Virgen de Fátima" o "Niño Jesús", como lo rebautizó el exgobernador César Cocarico, durante la reforma interinstitucional que se aplicó luego del hecho.

A la portera se le comenta un poco del contexto y lo que se conoce del caso, adelantándole que deseamos preguntar sobre Jhiery F. S., el médico de 34 años señalado por los fiscales como el presunto violador del bebé de ocho meses, pero ella nos interrumpe.

"¿Qué quieres pero?, dime la verdad, porque vos mal piensas, a veces hay que protestar contra los periodistas, a mí bien harto me molesta cómo hablan, yo no puedo mentir, yo tengo mis hijos, ese doctor como vos joven le he conocido, de tu edad era, yo tres años (antes de los sucesos) le he conocido. Pobre joven, ¿dos años ya está (en la cárcel), no? Ya ni vos te debes acordar; como tu edad le he conocido, ¿vos qué edad tienes, qué te acuerdas?", cuestiona Magi.

El castellano cortante y árido de Magi atropella todo intento de explicación, pero luego de varios minutos de expresar sus reclamos contra todos los periodistas que difundieron la versión de una supuesta violación y cuando parece haber desahogado su enojo, da una pausa que permite volver a preguntar e inicia una breve descripción del lugar, que según otras fuentes, es donde se registró el hecho.

INSTITUTOS

Entre las calles 3 y 5 de la zona de Obrajes, se encuentran ubicados en un solo manzano, el complejo de cuatro institutos dependientes del Sedeges.

Por la calle 3 y la esquina de la avenida Héctor Ormachea, está el ingreso al "Virgen de Fátima" o "Niño Jesús", lugar donde eran alojados los menores rescatados por las defensorías.

Sobre la avenida Ormachea está el ingreso al Instituto Erick Boulter (IEB) y en la calle 5, entre la avenida Ormachea y la Costanerita están los ingresos al Instituto de Adaptación Infantil (IDAI) y el Instituto de Rehabilitación Infantil (IRI). Si bien todos tenían accesos independientes desde la calle, los centros estaban interconectados, pero las puertas contaban con controles independientes y solo los porteros o directores guardaban las llaves.

En 2009, según lo reveló Benjamín Nuñez, uno de los primeros abogados al que la familia de Jhiery F. S. acudió, el galeno fue contratado por el Sedeges para brindar atención solo a adolescentes con problemas motrices internados en el IRI.

A los seis meses, Recursos Humanos, mediante memorándums, ordena al médico atender también a los internos de los otros tres institutos, sin recibir un centavo de remuneración adicional, por lo que Núñez denunció la "explotación laboral" que fue desoída ante la imputación y proceso judicial en su contra.

El registro de los institutos señala que el 12 de noviembre, como único médico de guardia, Jheiry F. S., tenía a su cargo cerca de 270 pacientes: 15 en el IRI, 70 en el IEB, 80 en el IDAI y 105 en el Virgen de Fátima, entre bebés y niños de diferentes edades.

HIPÓTESIS Y PRUEBAS

La relación de hechos, planteados por la Fiscalía en la imputación, se observa una falta de detalles que permitan elaborar una cronología basada en tiempo real, espacio y acciones de los involucrados, omitiendo en el documento también las razones por las que el médico –aseguran– incurre en esta conducta, teniendo en cuenta que el 15 de diciembre, la entonces fiscal de Distrito, Patricia Santos, afirma que el galeno concuerda con el perfil de un pedófilo debido que a los 34 años este aún era soltero, declaración hecha sin el análisis de un perito en psicología, como lo admitió la misma autoridad.

“Madelen P. Ch., aproximadamente a horas 05.00 de la madrugada del día jueves 13 de noviembre de 2014, se dirige a recoger los biberones al área de papilla, dejando solos a los bebés de la sala 2, circunstancia que es aprovechada por el médico Jhiery F. S., quien ingresa a la sala, accede sexualmente al bebé AOCV y ante el regreso de la mamita, el imputado procede a escaparse del lugar”, señala parte de la relación de hechos que mantiene aún en la etapa de juicio la fiscal Susana Boyán.

Bajo ese razonamiento, los fiscales de materia, Susana Boyán y Edwin Blanco (ahora Fiscal Departamental), sostienen que Jhiery F. S. era el único varón presente esa noche y que en su calidad de médico, tendría ingreso irrestricto a todos los ambientes.

Como fundamentación de la acusación, la Fiscalía asegura contar con "declaraciones testificales, prueba documental y medios científicos".

Es ahí donde inician las controversias en el proceso, pues Cristian Alanes, abogado de Jhiery F. S., afirma que en el marco de la investigación no se ha presentado un solo testimonio que incrimine a su cliente y, además, la defensa sustenta su labor en los exámenes de ADN hechos por el IDIF, dependiente del Ministerio Público, que descartan que su cliente haya tenido contacto alguno con el menor esa jornada.

Y afirma que durante el juicio, la Fiscalía retiró al menos 30 testigos, debido a la controversia en la incurrían con ellos Boyán.

PUERTA

Dos años después, los hechos del caso han bajado de intensidad, pero Magi Quispe se vio afectada hace unas semanas atrás, cuando por casualidad se topó con el joven médico quien enmanillado caminaba escoltado por un policía rumbo a los juzgados.

¿Por qué no contó antes lo que vio esa mañana?, es la consulta a la señora Magi, y esta se exalta contestando que nadie se lo había preguntado, "a ver, cómo va pasar el doctor de IRI al Eric Boulter ¿a ver?, yo nomás tenía la llave, me he levantado a las 06.00 y he ido abrir la puerta (que da hacia la calle) porque la leche escolar han traído (desayuno escolar), de ahí he abierto la otra puerta (que comunica al IEB y comunica al V. de Fátima), seis, seis y media le he visto pasar, con su guardapolvo blanco recién a esa hora le he visto pasar (...) no se puede pasar pues al otro lado, alto es esa pared, yo solita tenía la llave", rememora Quispe.

"El otro día sin querer le he visto pasar, así enmanillado, yo le he mirado y he llorado, como mi hermanito es, no le podemos hacer daño ¿nove? Donde me llamen, no tengo miedo, le voy a decir la verdad, pobre doctor, inocente es, no se hace así daño a la gente", afirma en tono sentido Magi.

Otra testigo de esa descripción en el IRI es la enfermera Roxana Cuentas que esa noche cumplió el turno en el mismo horario del galeno y señala que fue cerca de las 06.30 cuando el médico le informa que había recibido una extraña llamada y se dirigía al Virgen de Fátima para verificar de qué se trataba, antes de eso, la educadora de esa sala, María Miranda, colaboraba con el médico en las curaciones rutinarias a los internos que presentan lesiones por la falta de movilidad.

“Bien respetuoso era, cómo le vamos hacer daño a una persona que no ha hecho nada", termina de contar Magi, que no deja de criticar todo los que los medios de comunicación afirmaron sobre el médico en las noticias de esos días y que nadie, incluidos los fiscales, preguntó por la versión del médico y sus colegas.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top