Los precios petroleros elevaron brecha fiscal

En 2017, el déficit fiscal del Sector Público no Financiero (SPNF) alcanzará 7% del PIB, cifra algo superior a la de 2016 (6,6%). Hasta el mes de junio, los ingresos fiscales tuvieron una disminución en 12 meses, del 3% en términos nominales, principalmente por la caída del 17% de los ingresos derivados de los hidrocarburos.

El déficit global del SPNF acumulado en 12 meses a junio se amplió al 7,3% del PIB, a pesar de la contracción del 4% de los gastos en ese mismo período. Como resultado de una baja ejecución de la inversión pública en el primer semestre (45% de lo programado), los gastos de capital han caído un 5%, y se espera una mayor ejecución durante la segunda parte del año.

En el primer semestre de 2017, el Banco Central de Bolivia sostuvo la orientación expansiva de la política monetaria iniciada a mediados de 2014, tratando de mantener alta la liquidez y bajas las tasas de interés.

Sin embargo, durante el semestre la liquidez de la economía disminuyó de forma drástica, principalmente debido a la compra de bonos soberanos por parte de residentes. Para contrarrestar esta menor liquidez, se introdujeron modificaciones que implicaron una disminución de las tasas de encaje de los depósitos.

Por su parte, las tasas interbancarias, después de incrementarse hasta un 5,13%, como resultado de la caída de la liquidez, se redujeron hasta llegar al 2,0% hacia fines de mayo; esto repercutió en aumentos de las tasas de interés del sistema financiero, que posteriormente se han ido moderando, con lo que se ha podido mantener la expansión de la cartera de créditos al sector privado.

COMERCIO

El déficit en cuenta corriente (importaciones/ exportaciones) alcanzará 5,4% del PIB (nivel similar al de 2016) y se ha financiado principalmente con emisión de bonos, puesto que los flujos de inversión extranjera directa (IED) se han reducido un 16% durante el primer semestre. De esta manera, las reservas internacionales se han estabilizado en términos nominales en los niveles de fines de 2016.

Cabe destacar que se han desacelerado sectores que antes habían sido dinámicos, como es el caso de los servicios financieros, la industria manufacturera y la construcción.

Fuente: Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, 2017.

 


---------*---------
Scroll to Top