Los útiles tóxicos ¿cómo detectarlos?

Comienzan las clases y uno de los mayores desafíos para los padres es conseguir buenos precios, calidad y seguridad en los materiales escolares. “La calidad no está necesariamente relacionada con el precio, porque hay materiales de bajo costo que tienen buenas características, pero lo más importante es leer bien la información de las etiquetas y no adquirir los útiles en la calle”, afirma el dependiente de una conocida librería al sur de la ciudad de La Paz.

De la misma manera, Tatiana Araníbar, Gerente Propietario de la Guardería CEAMI, afirma que es muy importante verificar en pegamentos y siliconas, que no tengan ingredientes tóxicos.

“Hay marcas, como UHU, por ejemplo, que están garantizadas en ese sentido, pero eso no significa que padres de familia maestros descuiden la importancia de acompañar a los niños mientras manipulan este tipo de materiales”, señala

No sólo se trata de hallar el material escolar más económico, sino también aquel que no resulte un riesgo para sus usuarios, en especial los niños. Durante la época pre escolar y escolar, en los países vecinos como Perú y Chile se realizan campañas para promover la adquisición de artículos escolares seguros.

Las autoridades buscan precautelar la salud de la población escolar en especial respecto de los materiales que contienen pintura y solventes peligrosos. En aquellos países, los adhesivos y pegamentos que contienen tolueno o metanol, por ejemplo, están prohibidos para uso escolar, así como los lápices cuya pintura contenga plomo.

Los especialistas de salud recomiendan revisar que las instrucciones y etiquetas vengan en idioma español, y advertir sobre la cantidad de metanol o tolueno que podrían contener las llamadas “colas”, debido a que al ser ingeridos podrían crear graves daños a la salud.

Asimismo, en ambos países se reglamenta el tipo de útiles escolares que son considerados tóxicos y los que no. Su normativa recomienda a los padres de familia saber que los lápices de cera, témperas, borradores, lapiceros, lápices de color, reglas, acuarelas y otros útiles escolares verificar el contenido de plomo, cadmio, sulfuro de amonio, benceno, níquel; porque su exposición a estos compuestos tóxicos podría producir problemas serios de salud a los niños.

Los materiales con olor a frutas y colores fosforescentes, gomas, colas o pegamentos, suelen tener solventes y químicos como el tricloroetileno, una sustancia que también se encuentra en las pinturas, y que, en cantidades elevadas, puede causar cáncer y daños en el sistema nervioso central. Es importante leer cuidadosamente los componentes en la etiqueta de cada uno de esos artículos para asegurarse que no contengan componentes tóxicos.

Los correctores líquidos y tintas contienen metilcloroformo, una sustancia química que causa daños al corazón y al sistema nervioso.

Algunos fabricantes ofrecen productos orientados a los niños, es decir que son inofensivos. “La fábrica de UHU, por ejemplo, ha desarrollado la clásica barra de pegamento compuesta en un 98% de ingredientes naturales (incluido el agua) y sin solventes; por ello es que se puede asegurar que no es tóxico”, afirma Mireya Lema, coordinadora de marketing de Scriba, empresa especializada en material escolar inócuo. Esta marca tiene más de cien años de experiencia en el desarrollo de pegamentos, probados en laboratorios de Alemania para la fabricación de productos garantizados y bajo normas europeas de salubridad.

Los solventes más frecuentes en la oferta escolar en nuestro país, y que carecen de medidas de seguridad con respecto al usuario infantil, suelen contener metanol especialmente; y en su etiquetado no informan al respecto, simplemente advierten su toxicidad. Lo preocupante resulta cuando guarderías o instituciones educativas incluyen estas marcas en su lista de materiales escolares, sin verificar su composición.


---------*---------
Scroll to Top