La insolente sonrisa de uno de los cómplices del atentado del 11-S mientras disfruta de su vida como un hombre libre

Unete a nuestro grupo de WhatsApp! AQUÍ

A 17 años de los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono, goza de una vida tranquila en familia

Mounir el-Motassadeq regresó a los suburbios de Marruecos como un verdadero héroe tras 15 años preso por su participación en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Al hombre de 44 años se le nota feliz en su nueva vida como un individuo libre, como si no le pesaran las muertes de 2.997 personas en los atentados a las Torres Gemelas y al Pentágono.

Fue liberado el 15 de octubre, 3 meses antes de completar su sentencia, bajo la condición de acceder a ser deportado de Alemania a Marruecos.

Como iba a ser libre hasta el 19 de enero, en caso de regresar, la policía alemana podría arrestarlo.

Es uno de los dos hombres que fueron encarcelados por su participación en los atentados. El otro, Zacarias Moussaoui sigue en una cárcel de máxima seguridad como parte de su sentencia de 6 cadenas perpetuas.

El-Motassadeq vive en una casa de tres pisos que perteneció a su fallecido padre Ibrahim, junto a su junto a su esposa e hijos.

Aunque el domicilio luce tranquilo y sin ningún tipo de seguridad, fuentes cercanas a la policía aseguran que el lugar sí estaría vigilado, según el diario británico Daily Mail.

Casi no sale de casa, pero recientemente fue visto mientras disfrutaba del aire fresco en plena calle, con un suéter rojo y pantalones oscuros. Saludó a un viejo amigo luego de haber ido a rezar a su mezquita local.

La felicidad del involucrado en miles de muertes de personas inocentes también invade a su familia y vecinos. Su hermana agradece a Dios la libertad de El-Motassadeq, mientras que una vecina dijo a Daily Mail que está muy contenta por tenerlo de vuelta.

Durante los primeros días de su regreso mucha gente vino a verlo. Los vecinos no temían enterarse de quién se trataba”, dijo Hayat, una ex modelo de Louis Vuitton que lo conoce desde hace años.

“Hemos sido vecinos por años. Va a la mezquita a rezar, no hay nada sospechoso. La gente viene a verlo y duermen en su casa”, expresó.

Hayat reveló al medio británico que la esposa de Mounir, Maria Pablova, una musulmana rusa, es una ama de casa devota a la crianza de sus tres hijos: una chica de 18 años, un hijo de 17 y otro de 12.

La sonrisa por el futuro que le esperaba ya se dibujaba desde que se subió al vuelo comercial que lo llevó de vuelta a Marruecos, tras haber sido encarcelado desde 2006.

El-Motassadeq sabía que tres hombres iban a secuestrar un avión, pero en los juicios siempre aseguró que no tenía conocimiento del plan final.

Al pertenecer a la organización terrorista, apoyó a la célula en Hamburgo en torno al egipcio Mohamed Atta -de cuyo testamento fue firmante-, el terrorista que piloteó el avión que impactó contra una de las Torres Gemelas de Nueva York.

Después de varios veredictos y apelaciones, sólo fue condenado por la muerte de 246 personas, a bordo de los 4 aviones involucrados en los atentados.
infoBae

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!