Iglesia Católica cuestiona el “silencio”

Ante el escenario de conflictos que atraviesa el país y en especial la sede de Gobierno, la Iglesia Católica emitió ayer un pronunciamiento en el que cuestiona el “silencio” del Defensor del Pueblo e invoca a las autoridades del Gobierno a abrir las puertas del diálogo para resolver las demandas de los pobladores de Achacachi.

“Lamentamos la irresponsabilidad en la actuación del Defensor del Pueblo al comienzo de este conflicto y la actual ausencia suya en la progresiva escalada del mismo. El Defensor del Pueblo es entidad estatal creada precisamente para abogar por las demandas de la población y para apoyar en la resolución de sus problemas. El silencio en este momento puede ser interpretado como convivencia con una de las partes”, dice el comunicado de la Iglesia que fue leído por el Obispo de la Diócesis de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini.

En ese sentido, el representante de la Iglesia exhortó al Gobierno atender las demandas de los pobladores de Achacachi que demanda de la renuncia del alcalde Édgar Ramos y la libertad de tres detenidos por supuestos hechos de violencia de febrero pasado.

La autoridad eclesial dijo que como iglesia que sirve a su pueblo hace un llamado a las autoridades y dirigentes movilizados a retomar el diálogo, libre de presiones y manipulaciones como único medio de restablecer la paz social y el bien de toda la población.

En este escenario, la Iglesia advierte que si bien el conflicto de Achacachi comienza por un tema de transparencia en la administración de la Alcaldía de Achacachi, ahora se ha convertido en un conflicto político y social y en ese contexto las autoridades no pueden eximir sus responsabilidades de resolver las demandas.

En la misma línea, la Iglesia observa la “parcialización de la justicia” que se muestra muy exigente con unos y tolerante o ausente con otros, profundizando su crisis de credibilidad. De la misma manera manifestó que el poder debe ser limitado y debe ser utilizado para conseguir un bien común y no caer en el abuso de poder que es enmascarado con formas de acercamiento al pobre o al débil.

AYUDA SOCIAL

Consultado sobre la vigilia que instalaron mujeres y madres de familia acompañadas por sus hijos de Achacachi, en inmediaciones del penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, Scarpellini anunció que se coordinará ayuda social para las movilizadas.

“Vamos a coordinar con Cáritas y otras instituciones para atender a las mujeres y niños que permanecen en San Pedro. Primero iremos a ver qué necesitan y en función a ello se llevará toda la ayuda”, apuntó.

IRRESPONSABILIDAD DEL DEFENSOR DEL PUEBLO

En esta línea, Scarpellini lamentó la irresponsable actuación del Defensor del Pueblo que en primera instancia intervino con debilidad en Achacachi, esa entidad fue creada para abogar por las demandas de la población y en la solución de los problemas.

“De manera particular lamentamos la irresponsabilidad en la actuación del Defensor del Pueblo al comienzo de este conflicto y la actual ausencia suya en la progresiva escalada del mismo”, aseveró.

Asimismo, el Obispo exhortó al Gobierno para que atienda las demandas de los pobladores de Achacachi, que mantienen protestas desde hace varios meses.

“Este mensaje es una invitación al diálogo, si bien el conflicto de Achacachi comienza por un tema de transparencia en el manejo de su Alcaldía, se ha convertido en un conflicto social y político. Las autoridades no pueden eximirse de sus responsabilidades y por eso llamamos a las autoridades para que atiendan las demandas de este pueblo”, remarcó.

DEFENSOR

El adjunto al defensor del Pueblo, Juan Carlos Ballivian, dio a conocer a El Diario que el Defensor del Pueblo fue la instancia que inicio el proceso de mediación en los conflictos de Achacachi, “pero sin embargo los de Achacachi han desvirtuado a través de sus actos la posibilidad de continuar y se debe tener una condición básica para mediar una conflictividad, siendo una de las ellas que las partes así lo soliciten”, indicó.


---------*---------
Scroll to Top