Gobierno no tiene proyecto de “puerto seco” en el país

Luego de once años de gestión, el Gobierno nacional admitió ayer que no tiene un proyecto a diseño final para la instalación de un puerto seco en el país que ayudaría a obtener ventajas competitivas al comercio exterior del país y también a la potencial carga internacional de países vecinos.

El viceministro de Comercio Interno y Exportaciones, Martín Bazurco, aclaró ayer, viernes, que la construcción de un “puerto seco”, como alternativa logística para direccionar gran parte de la carga boliviana de exportación todavía es una propuesta que debe ser analizada para ver su viabilidad y posterior aprobación, dijo un reporte de la agencia ABI.

Bazurco fue expositor del tema: “Lineamientos de intervención estratégica en el ámbito logístico comercial boliviano”, en el marco del “Foro de Comercio Exterior 2017, Puertos alternativos para el Comercio Exterior Boliviano”, que contó con la presencia de operadores portuarios de varios países y del experto español Francisco Javier Fernández.

PROPUESTA

En conferencia de prensa, Bazurco explicó que como la iniciativa de ‘puerto seco’ no es un proyecto consolidado, todavía no tiene presupuesto ni lugar específico para su construcción.

“Lo que se presentó ayer es simplemente una propuesta que deberá ser evaluada en su momento, y por lo tanto, en su calidad de propuesta tampoco tiene definido un lugar específico para su ejecución si es que se viera pertinente hacerlo”, dijo.

EXPERTO ESPAÑOL

El experto español Francisco Javier Fernández recomendó al Gobierno que antes de plantearse la localización de un centro de distribución de logística internacional o de analizar otros aspectos, se deberá establecer información acerca de las cadenas productivas existentes, tanto nacionales como extranjeras, de manera que un centro logístico pueda identificar los diversos bienes y vincularlos con los consumidores en lo que debe constituir un modelo de negocio.

LÍNEA DE BASE

Fernández también incidió que un proyecto de ese alcance –para ser eficiente– deberá garantizar reales rebajas en los costos del transporte. En su criterio, sin la referida línea de base, no podría elaborarse un proyecto de esa magnitud.

“En ese escenario, el gran beneficiario será la gente, porque podrán crearse empleos”. “Es impensable encarar un proyecto de esta magnitud si no se tiene información sobre las regiones productivas y los centros de consumo”, anotó Fernández.


---------*---------
Scroll to Top