Gobierno invirtió $us 1.500 millones en trópico y $us 35 millones en Yungas

Unete a nuestro grupo de WhatsApp! AQUÍ

El Gobierno nacional invirtió más de 1.500 millones de dólares en grandes obras en la región del trópico de Cochabamba, mientras que sólo se destinaron 35 millones de dólares en obras medianas para los Yungas de La Paz.

Los Yungas paceños están movilizados contra la erradicación de coca en La Asunta y exigiendo la liberación del dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franklin Gutiérrez. Empero, también denunciaron que hay un trato “diferenciado” con la otra zona cocalera: el trópico de Cochabamba, cuna política del presidente Evo Morales.

Sólo la planta de urea y amoniaco en Bulo Bulo, una de las grandes obras construidas por el Gobierno en la zona del trópico de Cochabamba, costó 953 millones de dólares, mientras el aeropuerto Soberanía de Chimoré tuvo una inversión de casi 35 millones de dólares. También se construyó la termoeléctrica de Entre Ríos por más de 370 millones de dólares, además de hospitales, hidroeléctricas, estadios y otras obras (ver infografía). Sin contar las obras viales ni proyectos pequeños, las inversiones en el trópico suman más de 1.500 millones de dólares.

En tanto, la inversión más grande en los Yungas fue el hospital de Coripata, con un costo superior a los 100 millones de bolivianos (unos 15 millones de dólares), además de las plantas de cítricos en Caranavi, por 12 millones de bolivianos y la planta de liofilización en Palos Blancos, que costó 43 millones de bolivianos. Sumando otras inversiones para hospitales, estadios y unidades educativas, las inversiones no pasan de 250 millones de bolivianos. Estos datos no incluyen inversiones en carreteras o proyectos pequeños.

Para el dirigente Franco Coari, de Coripata, el Gobierno construyó hasta cinco estadios en el trópico, pero ni uno solo en los Yungas. “¿Qué región aportó más jugadores al fútbol nacional?”, cuestionó en contacto con radio FM Bolivia.

Productores de coca denunciaron que el Gobierno tiene privilegios en las obras y sobre todo en la erradicación de coca en desmedro de los Yungas.

Sin embargo, ayer, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que la estrategia de lucha contra el narcotráfico en el país es una política de Estado que no discrimina fronteras ideológicas. “No hay preferencia en favor de unos y discriminación en desmedro de otros”. “La política de Estado es transversal, que se aplica de manera objetiva, categórica”, dijo.
Los Tiempos

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!