Gobierno de Bolivia atento al balotaje presidencial en Chile

El Gobierno de Bolivia seguirá el resultado de la segunda vuelta presidencial del domingo en Chile, en la perspectiva de la relación política que deberá mantener con cualquiera de los aspirantes a La Moneda, el expresidente Sebastián Piñera (2010-2014) y el senador izquierdista Alejandro Guillier.

    La administración del presidente indígena de izquierdas, Evo Morales, no ha hecho cálculos debido a que, como nunca, la elección  tornó impredecible para los mismos chilenos, tanto así que los medios internacionales hablan de una final de infarto.

    El presidente Morales anticipó el viernes que dialogará con "cualquiera que gane en Chile" el sillón presidencial, a despecho de las tensiones disparadas desde instalado, en 2013, el juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que este año escuchará los alegatos orales de ambos países antes de pronunciar su fallo.

    Como alternativa al crispado estado de la relación bilateral desde que el Palacio Quemado plantó el juicio en La Haya, Morales se dijo  dispuesto a conversar con Guillier lo mismo que con Piñera.

    "No solamente es el tema del mar; somos países vecinos; tenemos la obligación de estar en diálogo permanente. Bolivia no es un Estado agresivo, un pueblo agresivo, expansionista",  mantuvo el mandatario boliviano al salir de Roma, el viernes, rumbo a Cochabamba, donde este sábado un millón de sus conmilitones

    La clase política boliviana no ha dejado de preguntarse, incluso en la primera vuelta en que terciaron 8 candidatos, cuál de los dos candidatos chilenos es el que mejor podría acoger la demanda marítima de Bolivia, el incordio de la relación bilateral hace casi 140 años.

    La relación de Bolivia y Chile durante el cuatrienio de Piñera dio por traste tras un auspicioso comienzo en 2001 y con el segundo gobierno de Bachelet fue peor, tanto que el canciller Heraldo Muñoz parece haberse convertido en el óbice de cualquier entendimiento.

    Analistas locales alientan la restauración de la relación bilateral en la medida que Guillier, si lograra hacerse de la silla de Portales, se desembarace de la política de Muñoz respecto de Bolivia.

    El líder boliviano  deseó suerte al pueblo chileno que este domingo elegirá, en las urnas, al sucesor de la presidente Michelle Bachelet para el período 2008-2022.

    "Suerte. Esperamos que sea una fiesta democrática para el pueblo chileno", afirmó.

     Bolivia reclama a Chile una salida soberana al mar de la que fue privada en 1879 después que fuerzas chilenas invadieron el entonces puerto boliviano de Antofagasta. Chile adhirió a su soberanía 400 km lineales de costas y 120.000 km2 de territorios de desembocadura bolivianos.

    Piñera logró en la primera vuelta 36,6% de los votos mientras que Guillier obtuvo un 22,7% de los sufragios.

     Guillier ha recibido el apoyo de la candidata de la izquierda chilena,  Beatriz Sánchez que recaudó poco más del 20% de los votos en la primera vuelta de mediados de noviembre.

El expresidente de derecha Sebastián Piñera y el oficialista de izquierda Alejandro Guillier se disputan mañana la presidencia de Chile en un balotaje sin ningún favorito.
Cc/                      ABI

 


---------*---------
Scroll to Top