Fotógrafos “en el aire” salen a la caza del vértigo y la adrenalina

El ganador del primer lugar del concurso fue Marco Aguilar Cruz de APG. El tercer puesto fue para Sara Aliaga, fotoperiodista de Página Siete.

Para Marco Aguilar Cruz, la fotografía es sinónimo de pasión y adrenalina. Por esa razón, sin pensarlo dos veces,   viajó más de 150 kilómetros rumbo a Irupana para capturar el  vuelo de los competidores del  Irupanapente 2017. Su esfuerzo valió la pena y conquistó el primer lugar  en la categoría Profesionales del concurso de fotografía del Festival Anual de Parapente.

"Este premio representa un gran orgullo a nivel personal y profesional. Este galardón es un estimulo para seguir compitiendo porque el año pasado también conseguí el tercer lugar”, aseguró Aguilar, que es fotoperiodista  de APG.

Aguilar conquistó el primer lugar  con una imagen de un competidor cochabambino  que participó en la competencia de parapente  con un carroza inspirada en la época de los romanos.

  Irupanapente  se desarrolla en el municipio de Irupana, en los Yungas de La Paz. Este encuentro reúne a parapentistas de Bolivia  y de varios países, al igual que a los amantes de este deporte.

El ganador del segundo lugar de este  concurso de fotografía fue  Marcelo Iturriaga. El tercer puesto fue para Sara Aliga, fotoperiodista de Página Siete.

 "He tomado la foto en pleno vuelo. Lo más difícil es mantenerse tranquila. Ha sido  una experiencia muy fuerte y con mucha adrenalina”, dijo Aliaga. "Es un logro y  una  alegría  para mi carrera como fotoperiodista”, sostuvo.     

Las imágenes ganadores se presentaron la anterior semana  en  la sala de arte del Ministerio de Culturas. En el certamen también se premió los primeros tres lugares de las categorías Aficionados, Pilotos y Paisajes.    
   
 Experiencia y adrenalina

"Hice la foto   cuando se realizó  la competencia de disfraces en  julio en el Irupanapente 2017. Se trata de  un carro romano que fue presentado por un piloto cochabambino”, contó Aguilar, respecto a la imagen ganadora del certamen.

¿Es difícil capturar este tipo de imágenes? Aguilar contó que   las claves  son  la experiencia y el amor a la adrenalina. "Al igual que los participantes del Irupanapente,  un fotógrafo pone en riesgo su vida al intentar capturar una buena  imagen”, explicó.

 "Por ejemplo, si ha cambiado  la dirección del viento,  el parapente puede ir directo hacia  uno   y eso provoca que uno  reciba  una patada como ocurrió con un  compañero que sufrió un fuerte  golpe en la espalda”, contó.  "Otro compañero  que  por volar se precipitó al suelo de una altura de  cinco  metros y se lastimó la espalda.  En mi caso, he tenido  mucha suerte y no me ha pasado nada”, sostuvo Aguilar, que en una de sus coberturas en la competencia de motos del Dakar casi fue atropellado.

Otro aspecto importante para tomar este tipo de fotos es acomodarse en el lugar adecuado. "Se debe tomar la fotografía sin perjudicar a los competidores”, recalcó el fotoperiodista de APG, que para realizar este trabajo  y  al igual que sus otros compañeros tuvo que lidiar con las altas temperaturas del lugar, los bichos y el viaje rumbo a la cima en un camión destartalado por un carretera angosta.
Página Siete


---------*---------
Scroll to Top