Fernando Cajías: La masacre de San Juan representa la transición entre el retorno al liberalismo y la revolución

     El historiador Fernando Cajías dijo el viernes que el asalto militar a los campamentos mineros de Siglo XX, en Catavi, durante la Noche de San Juan, el 24 de junio de 1967, ordenado por el entonces presidente de facto de Bolivia, general René Barrientos, representa la "transición" entre quienes planteaban el retorno al liberalismo y la radicalización de la revolución.

    "Representa una época pasada, dura y violenta, donde se vieron muchas represiones, y bueno significa una época de transición entre quienes propugnaban el retorno a un liberalismo y los que planteaban la radicalización de la revolución del 52", dijo a la ABI.

    Recordó que el motivo de la intervención militar fue evitar que se realice un ampliado nacional de mineros en Siglo XX, que debía  determinar el inicio de  las protestas en rechazo a la rebaja de 50% en sus salarios, tomando en cuenta además, que esos centros mineros se caracterizaban por dar la línea política a la clase obrera.
   
    Según medios impresos del año 1967, Barrientos ordenó la intervención de ese centro minero porque tenía información que los trabajadores del socavón estarían preparando una acción subversiva que buscaba aliarse a una guerrilla en busca de derrocar su gobierno.

    El matutino La Patria de Oruro detalló entonces: "A las 4:55 de ayer, las poblaciones mineras de esta zona amanecieron con intensos disparos de fusiles, ametralladoras y explosiones de dinamita, cuando las fuerzas del Ejército y la Policía ocupaban los campamentos mineros en sangrienta acción".

    Inicialmente se hablaba de 20 muertos y 72 heridos, cantidad que no fue oficializada debido al número de desaparecidos.

    "Estaban festejando su propio San Juan los mineros y aprovecharon las fuerzas de la dictadura militar para aprovechar que estaban reunidos y hacer esa horrible matanza debido a la rebelión y la resistencia que había en los centros mineros contra el régimen", señaló Cajías.

    Agregó que la creencia de San Juan vino con la colonia española y se fusionó con la costumbre nativa de quemar todo lo que quedaba después de la cosecha.

    "La fiesta tiene un doble origen: el prehispánico y el culto al fuego, y la fiesta de San Juan, una tradición cristiana traída por los colonizadores desde Europa", afirmó.
xzs/ma                       ABI


---------*---------
Scroll to Top