Evo Morales presenta en China su libro autobiográfico: 'Mi vida: de Orinoca al Palacio Quemado', traducido al mandarín

    El presidente boliviano Evo Morales presentó el martes en la Academia de Ciencias Sociales de China, en Pekín, su libro autobiográfico titulado 'Mi vida: de Orinoca al Palacio Quemado', traducido al mandarín , en un acto que se realizó en un auditorio colmado por jóvenes y adultos, constató un periodista becario de la ABI.

    En el marco de su gira de 48 horas a China, para concretar asuntos de orden comercial y sellar una aliazna estratégoca con el gigante asiático, el mandatario boliviano explicó que el libro narra pasajes de su depaeuperada niñez, lo que es lo mismo, de los niñoz indígenas bolivianos, cuando vivía en la población de Orinoca, en el gélido departamento altiplánico de Oruro, a unos 4.000 m de altura sobre el nivel del mar, a las orillas del Lago Popoo.

    'Mi vida: de Orinoca al Palacio Quemado' dsescribe también su migración, empujado por la mñas inenarrable de las pobrezas, al trópico de Cochabamba, centro de Bolivia, donde supo ser cultivador de hortalizas, tubérculos, frutas y coca como así dirigente sindical,  hasta su llegada a Palacio de Gobierno, a principios de 2006.

    El libro traducido al mandarín, lengua histórica de las élites cortesanas e ilustradas chinas y ahora de empleo mayoritario, narra las etapas signadas por la pobreza, que tuvo que atravesar el niño, adoleste y joven Morales, antes de abocarse a luchar por los derechos humanos y democráticos.

    "Aquí se plasma mi vida de mi niñez hasta la Presidencia. Saludo que hayan traducido al idioma chino para que puedan conocer Bolivia, porque con todo lo que viví mi gran deseo es que ahora no haya niños como Evo en aquellos tiempos (cuando vivió hambre), ni quisiera que haya familias indígenas originarias sin presencia del Estado como en mis tiempos y no quisiera que hayan personas con categorías distintas", sustentó en la presentación del libro, previa a su encuentro de más de 3 horas con su par chino Xi Jinping.

    En el acto, seguido con atención por un colmado auditorio, Morales recordó también que durante su época de estudiante de escuela, quien se ocupaba de la infraestructura educativa era la comunidad y no, como debió ser, el Estado.

    "Mi madre me comentaba por qué la escuela llegó a Orinoca, pero no al cantón donde está la población, sino a las orillas del Lago Poopó (a un par de km del caserío que en vivió hasta 1980 cuando una sequía decenal que asoló esa parte de los Andes bolivianos), arenales, como escuela clandestina", refrendó.

    Agregó que su madre le comentaba que su tío, Casiano Ayma, iba a pasar clases, pero la comprensión de las lecciones se dificultaba tanto, por la falta de ingesta, lejos de una alimentación cualitativa, que se mantuvo 6, 7, 8 años en la escuela y nunca pasaba de curso, pues, según deploró Morales ante el auditorio, era prohibido que el movimiento indígena aprenda a leer y escribir en aquellos tiempos.

    "En mis tiempos había nivel primario, pero no había nivel secundario, y quien hacía la infraestructura era la comunidad", insistió.

    Por su parte, Lin Hua, miembro de la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo que el libro traducido al chino mandarín enriquecerá el conocimiento del pueblo asiático sobre Bolivia, país al que calificó de "cambiante y emprendedor".

    Destacó también las experiencias que contó Morales sobre su libro y afirmó que esos pasajes muestran que Bolivia es un país que ha logrado "éxitos notables" en el desarrollo económico a nivel regional.

    "Bolivia no sólo ha tenido grandes logros sino que ha contribuido con una valiosa experiencia para la eliminación del pobreza en otros países. Detrás de esos logros podemos ver los esfuerzos incansables del gobierno de Bolivia de promover el desarrollo regional y el progreso nacional", remarcó el intelectual chino.

    Subrayó también los avances en el ámbito social, en la lucha contra la injusticia social.

    "Por todo eso como académicos chinos le prestamos mucha atención al desarrollo y cambios a Bolivia, en aspectos económicos, diplomáticos y culturales", complementó.

    Lin aseguró que, aunque los dos países se encuentran distantes geográficamente, existe una intimidad entre ambos pueblos, por lo que aseguró que como académicos comprometerán sus esfuerzos para seguir estrechando relaciones y promover el entendimiento mutuo.

    "Deseo a Bolivia un mayor desarrollo y un gran éxito", matizó.

     En la parte preambular de la presentación de la obra, Morales narró cómo los primeros indígenas que aprendieron a leer y a escribir durante la colonización española, hasta 1825 y más, después de fundada Bolivia, sufrieron mutilaciones, "pues les sacaron los ojos y las manos".

    Indicó que superada esa barbarie de la Colonia, en la República las escuelas para los indígenas eran, por política. "clandestinas".
cta-ma/rsl/cc/cc                            ABI


---------*---------
Scroll to Top