Evo Morales hace cambios y hay rituales y rezos por agua

Bajó las gradas de Palacio Quemado con las manos en los bolsillos. Miraba hacia abajo, molesto, sin risas, algo inusual. Evo Morales, en nueve minutos, se disculpó por la crisis del agua que se vive en La Paz y anunció la destitución de los ejecutivos que administran el servicio. Minutos después se posesionó a Víctor Hugo Rico como director de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Agua y Saneamiento (APPS), y a Marcel Claure como interventor de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas).

Evo decidió los cambios la noche del martes, después de hacer un sobrevuelo por las represas que abastecen a La Paz. No aguantó más. Llamó a la ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, y le pidió que destituya a Rudy Flores y a Benecio Quispe, quienes eran criticados por la escasez.

“Pido disculpas al pueblo paceño, estamos en reuniones permanentes para resolver el problema de la falta de agua; reconocemos que es nuestra obligación, pero no fuimos advertidos a tiempo de este problema (...) trabajamos tanto para que algunos arruinen este proceso”, lamentó Morales.

Trabajo de campo
De inmediato se hizo lo que no se logró hace tiempo atrás. La ministra Moreira, luego de posesionar a Rico y este a Claure, encabezó la comitiva para verificar las represas de La Paz. Fue, acompañada por los nuevos ejecutivos, a Hampaturi y a las plantas de Pampahasi y Villa Fátima.

“Estamos viendo las mejores posibilidades de aprovechamiento del agua (...) hay medidas temporales, y veremos en qué situación están”, adelantó Rico luego de su posesión.

Mientras, Moreira informó de que se convocó a la Epsas y a otras cooperativas de agua de todo el país para enfrentar la crisis por el líquido elemento. “No solo estamos viendo la situación de La Paz, hay emergencia en otros municipios. El trabajo se desarrollará en todo el país”, detalló la ministra.

La situación se complicó por los cortes de agua en La Paz que afectaron a 94 barrios de la sede de Gobierno. Esto provocó la molestia ciudadana, lo que también originó el malestar en el mandatario.
Morales consideró que este problema pudo evitarse con planes anticipados; sin embargo, culpó a las gerencias por no informarlo de la crisis que se venía. “No es sencillo a veces confiar en las gerencias, se podía racionar informando oportunamente y el pueblo entiende perfectamente”, señaló.

Mientras, la molestia en La Paz por conseguir un poco de agua continúa. Vecinos de los barrios de la zona sur salen a las calles a esperar cisternas o buscan pozos subterráneos para abastecerse.

Rezos y rituales
En Hampaturi, donde se encuentra ubicada la represa en La Paz, los pobladores hicieron una ‘wajta’ (ofrenda) pidiendo lluvias. Eusebio Condori, autoridad indígena del lugar, vaticinó que la situación del embalse mejorará a partir del sábado. “Habrá lluvias el sábado, estoy seguro”, pronosticó.

En el área rural también rezan para que llueva. Por ejemplo, en el municipio de Charazani se organizan feligreses y amautas para pedir a Dios y a la Madre Tierra el líquido elemento.

En Potosí, grupos de niños salen a las calles orando por agua y en Oruro las peleas por el recurso siguen vigentes. Mientras, en Santa Cruz, Saguapac anunció que la distribución de agua está garantizada hasta el 2040

En Epsas, el 52% del dinero va a sueldos
​El alcalde de La Paz, Luis Revilla, se sumó a las críticas por el funcionamiento de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas). El burgomaestre reveló que esta firma invierte el 52% de su presupuesto en salarios del personal administrativo.

“Quisiera saber qué otra empresa existe donde se produce esta situación, donde hay un gasto enorme de personal y un gasto mínimo en las inversiones que debe llevar adelante la empresa, tomando en cuenta que este presupuesto, de Bs 242 millones, provienen de las facturas, o sea de los paceños y de los alteños que pagamos con nuestra factura de agua”, cuestionó Revilla.

En su Plan Operativo Anual (POA), Epsas tiene un presupuesto de Bs 242,8 millones, de los cuales destinó Bs 126,9 millones para cubrir los pagos de salarios de su personal.
Así, Revilla aplaudió los cambios en Epsas que impulsó el presidente Evo Morales. Dijo que una de las salidas es crear una empresa metropolitana que administre el recurso hídrico.
El Deber

 


---------*---------
Scroll to Top