Epsas y dos ministerios controlan la calidad

   El ministro de Educación, Roberto Aguilar, informó ayer que la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) y los ministerios de Salud y de Medio Ambiente realizan controles constantes a la calidad del agua que se distribuye a las zonas afectadas por el racionamiento.

“El Gobierno, a través del Ministerio de Salud y Medio Ambiente y Epsas, se está realizando la verificación respectiva, haciendo todos los controles al agua, porque no podemos dejar que bajo ninguna circunstancia que la población reciba agua contaminada”, explicó, según un boletín institucional.

Precisó que el agua que distribuye Epsas proviene del sistema de distribución de la red de agua potable, razón por la cual su calidad está garantizada y es completamente apta para el consumo humano. Hasta la fecha, se distribuyó más de 15.000.000 litros de agua, en las zonas de La Paz que carecen de este recurso.

Además, dijo que el Ministerio de Salud realiza un “minucioso” monitoreo a las unidades de hemodiálisis de los hospitales: Arco Iris, del Niño, San Francisco e Instituto Boliviano de Nefrología, “cuyos servicios están técnicamente en normal funcionamiento”, remarcó.

El jueves, el jefe del Laboratorio Central de (Epsas), Luis Quispe, aseguró que el nivel del cloro en el agua que recibe por red el Hospital Obrero se encuentra por debajo de los límites permitidos, por lo que es apta para el tratamiento de hemodiálisis y “no debe existir ninguna susceptibilidad”.

REDES SOCIALES

Por las redes sociales “#Cuidemos el agua” hizo público un mensaje que textualmente señala: “Atención, si recibes agua de otra fuente o cisternas que no sean de Epsas (Alcaldía, privados, etc.) es necesario potabilizarla o usarla para otra cosa que no sea el consumo humano”. Solo podemos garantizar el agua de las cisternas de Epsas que sí es potable, dice el anuncio.

BUSCAN COORDINACIÓN

Por su parte, la Municipalidad paceña hizo conocer que persistirá en establecer una coordinación con Epsas y autoridades gubernamentales, a fin de atender de manera adecuada las necesidades de la población en las zonas afectadas por el racionamiento de agua potable, señaló el alcalde Luis Revilla.

La autoridad edil ofreció ayer una conferencia de prensa, en su despacho del Palacio Consistorial, para informar sobre las tareas que cumple la Municipalidad, coadyuvando en la provisión del líquido. Las tareas contemplan apoyo a los vecinos en trasladar baldes, que son cargados con agua de tanques distribuidos en diversas zonas y en el mantenimiento de éstos. La comuna construyó las 44 plataformas donde fueron colocados los tanques con una capacidad de 10 mil litros de agua para las zonas afectadas.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top