El Illimani pide auxilio

Si el nevado Illimani tuviera la posibilidad de hablar suponemos que diría (gritaría, mejor): “Sálvenme, por favor”, “Cuiden mis entrañas”, “Están perforándome por dentro”, “Declárenme como patrimonio paceño” y así, súplica y más súplica.

Esta ocurrencia ha sido escrita debido a insistentes denuncias públicas que informan sobre trabajos de perforación con el objetivo de obtener nada menos que oro de las profundidades del Illimani. Para esa actividad minera, las empresas estarían construyendo varios socavones de largas extensiones.

Un residente y trabajador minero de la zona ha hecho conocer a los medios de comunicación que una empresa de la gran potencia asiática habría propuesto la construcción de un túnel de extremo a extremo de la montaña con una inversión de aproximadamente veinte millones de dólares, la misma que fue felizmente rechazada.

Algunos diarios y emisoras también han informado sobre la presencia de grupos de mineros bolivianos y extranjeros que realizan trabajos de extracción de minerales y construcción de socavones.

Por toda la información conocida hasta ahora, no existen datos precisos y exactos sobre el tema. Tampoco se conoce algún comunicado del municipio de Irupana, porque el sector donde se estarían produciendo esos trabajos de minería (Lambate y sus alrededores), pertenece a la jurisdicción de esa población sudyungueña.

Tenemos el firme convencimiento de que son las instituciones cívicas de la ciudad de La Paz las que deberían exigir una explicación pública sobre el tema, porque, demás está decir que el gran nevado Illimani es un emblema representativo.

ARTISTAS INSPIRADOS

No debe existir dibujante, pintor o fotógrafo que no haya perennizado en sus gráficos la figura de la montaña imponente. El célebre Arturo Borda Gosálvez pintó innumerables cuadros con diferentes escenas donde sobresale nítidamente la inconfundible figura del Illimani.

Casi todos los literatos bolivianos del pasado han escrito poemas, cuentos e inspirados conceptos sobre el nevado. Y nos imaginamos que los espíritus de esos artistas deben estar observando con aflicción desde el más allá todo lo comentado anteriormente.

¿El Illimani, motivo de inspiración para artistas y orgullo de paceños y bolivianos, convertido en una montaña con socavones y mineros que como topos le devoran las entrañas? ¡No es posible!

PATRIMONIO INTANGIBLE

Alguna institución o todos los paceños deberían aunar esfuerzos para que la montaña tutelar sea de una vez declarada como patrimonio intangible para que nadie, ¡nadie! pueda o intente hollar sus profundidades.

Paceños admiradores del Illimani, ¡levanten sus voces de reclamo y protesta!

Por Jorge Villanueva


---------*---------
Scroll to Top