El clásico paceño fue para The Strongest

Después de un año aproximadamente, el plantel de The Strongest finalmente venció a Bolívar por 2 a 0 en el partido que correspondió a la cuarta fecha del Campeonato Apertura de la División del Fútbol Profesional Boliviano. El clásico nacional pintó de amarillo el escenario deportivo del Hernando Siles donde la pasada temporada el celeste se dio el gusto de celebrar, pero el domingo le tocó a los atigrados a dar dos zarpazos.

El encuentro era de esos que no se podía adelantar nada, pero también es verdad que los celestes llevaban como favoritos ya que de nueve puntos posibles los tenía a todos en la bolsa, mientras que los atigrados facturaban en la espalda una lluvia de críticas, con esos antecedentes una vez más quedó establecido que en el fútbol no hay lógica pues todo puede pasar en el tiempo reglamentario.

Los atigrados se pusieron en ventaja en el minuto 6´ mediante el jugador Edison Carcelén tras un tiro de esquina que ejecutó Pablo Escobar, el gol llegó por errores de la defensa celeste que no supo reaccionar, el autor del tanto hasta se dio tiempo para colocar la cabeza y anotar el 1-0, el arquero Romel Quiñónez nada puede hacer y cae en su intento de atajar la pelota.

Ese gol fue un golpe duro para los celestes quienes no consiguieron recuperarse del revés, al contrario los jugadores eran un manojo de nervios, la reacción no fue para los académicos hasta que finalizó el primer tiempo con un vencedor, los tigres quienes supieron aprovechar el momento que se les presentó y salían del campo de juego con la manos llenas.

Para la segunda etapa el elenco celeste intentó reaccionar, rearmó las líneas, atacó con más precisión, el técnico Vinícius Eutrópio había aprovechado el tiempo de descanso para dar nuevas instrucciones a su jugadores quienes finalmente no supieron plasmar el trabajo realizado en el campo de juego, además los atigrados tuvieron a su favor una muralla humana, el golero José Peñarrieta que ahogó en dos ocasiones el grito de gol.

De esa manera transcurrían los minutos hasta que en el 80 una guapeada de Pablo Escobar permite desequilibrar a la defensa celeste, Edis Ibargüen estaba en el lugar preciso para enviar la pelota al fondo del arco, una vez más Quiñónez cae, era el 2 a 0 que no esperaban los celestes pues buscaban el empate y terminaron resignando espacios.

Ese gol fue lapidario para el equipo de Bolívar que terminó perdiendo el clásico nacional (interseries), para los tigres es una inyección anímica en el afán de escalar posiciones en este torneo que se juega por Series, el próximo rival de los atigrados es Royal Pari, en tanto que Bolívar deberá visitar a Destroyers, elenco que fue goleado por Real Potosí.

LA PAZ/APG
PAA


---------*---------
Scroll to Top