Desplome del peso argentino afecta a bolivianos en frontera

Ciudadanos bolivianos en ciudades fronterizas son golpeados por la crisis argentina.

El desplome del peso argentino afectó duramente a las actividades comerciales en las poblaciones fronterizas de Yacuiba y Bermejo, ya que los argentinos ya no cruzan a Bolivia para realizar sus compras. Según gremialistas yacuibeños sus ventas cayeron hasta en un 80%.

El ‘blindaje’ y los escudos construidos para evitar que una crisis internacional afecte a los bolivianos del que hablan algunas autoridades de Gobierno, no alcanzan a algunos sectores económicos, como al de los comerciantes de Yacuiba que han visto desplomarse estrepitosamente sus ventas por devaluación del peso argentino.

Fortunato Choque, dirigente de los gremialistas yacuibeños, declaró a El Tribuno de Salta que sus ventas a turistas y visitantes argentinos han bajado en un 80 por ciento. “No se vende, algunos días nos pasamos mirándonos la cara entre comerciantes. Una prenda que vendíamos en 30 bolivianos, que al cambio salía 100 pesos argentinos, ahora debemos venderla entre 130 y 140 pesos”, precisó.

Para los gremiales bolivianos la situación es grave por la caída del peso argentino, “por decirles ayer en la mañana 100 pesos argentinos estaban a 27 bolivianos, y en la tarde ya bajó a 24 bolivianos”, se lamentó Choque.

En Yacuiba proyectan la existencia de unos 100.000 habitantes, de los cuales 80.000 están dedicados al comercio, porque no hay fuentes laborales. “Por aquí no hay fábricas o industrias, solo queda la actividad comercial”, insistió el dirigente gremial.

Hace unos días, el ministro de Economía, Mario Guillén, aseguró que la crisis financiera en Argentina no supone un factor de riesgo para Bolivia, tomando en cuenta que los modelos económicos de ambos países tienen parámetros muy distintos. “Venimos ejecutando una serie de medidas anti cíclicas para evitar afectaciones como la crisis en Argentina. Nosotros estamos tranquilos, tenemos nuestro modelo económico que está estable y que es reconocido en el exterior”, afirmó la autoridad.

El gobierno de Mauricio Macri se ha visto obligado a buscar auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI) para enfrentar la turbulencia que devora su moneda y pone en riesgo la recuperación económica, 17 años después de haber caído en cesación de pagos y tras doce años de su ruptura con la entidad. Para el mandatario “la turbulencia cambiaria la consideramos superada. Pero es importante considerar el nerviosismo de la población. Hubo miedo, hubo angustia. Tenemos que hacer un balance de lo que pasó y entender cuál es el problema central: reducir el déficit fiscal”.

Según analistas, la política económica del kirchnerismo dejó más desaciertos que aciertos para Argentina que hoy enfrenta su peor crisis, situación que se traduce en la galopante devaluación del peso argentino.

El director de la consultora ACM, Maximiliano Castillo, sostiene que “las dificultades financieras del país no tienen que ver sólo con el manejo de la deuda, que definitivamente no fue el apropiado sobre la cuestión de los holdouts, sino más bien con la implementación de una política macroeconómica errónea, caracterizada por una dinámica fiscal y monetaria claramente insostenible”.

BERMEJO GOLPEADA

La devaluación progresiva de la moneda argentina también afecta a Bermejo, en la que el intercambio comercial es la actividad local más importante, informó a Efe el dirigente de los gremiales de esa ciudad, Freddy Rueda.

El representante de los comerciantes apuntó que lo que pasó es “terrible”, puesto que “no está viniendo gran cantidad de gente como venía antes”, después de que este punto de interacción comercial haya perdido atractivo en los últimos días.

“Eso (la devaluación) hace que los comerciantes aquí suframos, baja la venta, y si usted le aumenta el precio a la mercadería, no se puede vender porque es elevado el precio para los que llegan”, enfatizó el dirigente de los comerciantes bolivianos. “No está viniendo gran cantidad de gente como venía antes”, remarcó.

A esa población de frontera boliviana suelen llegar personas que llevan hacia Argentina electrodomésticos, juguetes y prendas de vestir, entre otros productos con mayor demanda.

En Bermejo, hasta el martes, el tipo de cambio equivalía a 100 pesos argentinos por 21 bolivianos, que son el equivalente a tres dólares en Bolivia, mientras que hace algunas semanas el cambio era de 31 bolivianos por 100 pesos argentinos, según el portal El Nuevodiario.com

En paralelo, hay mucha gente boliviana que vive de la importación de productos argentinos hacia Bolivia, que compran del otro lado de la frontera para proveer los mercados de La Paz y Santa Cruz, los más grandes del país.

Los comerciantes de Yacuiba anuncian que solicitarán una reunión con el Ministerio de Economía, para pedir ayuda para porque muchos de ellos tienen deudas en los bancos.


---------*---------
Scroll to Top