Desmantelaron taller que fabricaba y proveía armas a bandas criminales

   En un operativo conjunto entre la Fiscalía Departamental y la Policía Nacional, ayer en la zona Tembladerani, se desmanteló el taller de un exmilitar, donde además de fabricar armas, proveía las mismas, a bandas delincuenciales, según el informe del coronel Jesús Bejarano, director regional de la zona Sur de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

Por su lado, el viceministro de Régimen Interior, José Quiroga, informó que este importante golpe a la delincuencia, se dio luego del seguimiento y la desarticulación de dos bandas delincuenciales, una en Cochabamba y la otra en La Paz, donde en pasados días se procedió a la captura y encarcelamiento de tres sujetos del grupo de atracadores denominado “La hermandad”.

El operativo se dio ayer, martes, al promediar las 07.15, a cargo de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y encabezados por la fiscal Etna Montoya, en el domicilio número 20, ubicado en el segundo callejón de la calle Moxos de esa zona, donde se secuestró “una ametralladora, 3 fusiles, 4 revólveres, 1 pistola, 4 bolígrafos pistola artesanales, 20 cargadores de diferentes armas y calibres munición de diferentes calibres (400 unidades), 200 estopines, 10.000 bolivianos, 900 dólares, prensas, tornos, taladro y esmeril, una granada tipo limón, 3 bolsas de anfo y 3 frascos con nitroglicerina”, explicó Quiroga.

“Se ha detenido a Juan Cristóbal Uriarte Calderón, que era el proveedor: Él tenía una armería en su domicilio y proveía armas a una banda criminal, que ya se ha desbaratado en la ciudad de Cochabamba, que estaba a cargo de un peruano alias el Papi Riki, implicado en varios atracos”.

De la misma manera, en la ciudad de La Paz –prosiguió Quiroga– se ha desbaratado una organización criminal a cargo de Simón Gabriel Paco Trujillo, alias el “Gambo”. Estas bandas criminales tenían como un factor común: el proveedor.

El fiscal departamental, Edwin Blanco, informó que la fiscal asignada al caso, Etna Montoya, también verificó la confiscación de 10 mil bolivianos y 900 dólares, además de equipos de prensa, torno y taladro para la fabricación artesanal de armas.

Según familiares del presunto proveedor de armas a la organización criminal denominada como “La Hermandad”, Juan Cristóbal Uriarte Calderón de 72 años, este es jubilado militar, quien trabajó en el Centro de Mantenimiento del Ejército.

El fiscal Blanco señaló que se están solicitando los informes respectivos sobre dos sentencias ejecutoriadas que Uriarte ya tiene, por los delitos de posesión y fabricación de armas, correspondientes a 2005 y 2012.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top