Desaceleración económica

La economía nacional alcanzará un crecimiento de 3,9% en la presente gestión, cifra que refleja la desaceleración del crecimiento económico desde mediados de 2013, a consecuencia del bajo desempeño del sector hidrocarburífero, que ha influido en un menor dinamismo en otros sectores.

Según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), presentado ayer en Santiago de Chile, esta proyección dejó al país en segundo lugar en la región en materia de desempeño económico. Paraguay liderará la expansión económica con 4%.

CRECIMIENTO

En el informe “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017”, la Cepal señaló que la economía boliviana ha crecido en torno al 3,9% en 2017, lo que representa una leve desaceleración respecto de la expansión del año anterior (que fue del 4,3%); a pesar de ello, se mantiene como una de las economías más dinámicas de la región.

La cifra anunciada es igual a las proyecciones realizadas por el Banco Mundial (BM), que también estimó un crecimiento de la economía nacional de 3,9%. En su último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó sus proyecciones a 4,2%. Los datos presentados por los organismos internacionales son menores al registrado el 2016, cuando el Producto Interno Bruto, (PIB) alcanzó un crecimiento 4.34%.

INFORME

“Ese proceso es resultado de la implementación de una política fiscal que ha impulsado la inversión pública y una política monetaria expansiva. Sin embargo, desde mediados de 2013 se observa una desaceleración del ritmo de crecimiento, influido principalmente por el bajo desempeño del sector de hidrocarburos y la desaceleración de algunos otros sectores, señaló”, el informe.

Los menores precios de los principales productos de exportación, en especial del gas natural, que no sólo incide en el valor de las ventas al exterior, sino que también es una importante fuente de ingresos fiscales, se han traducido en altos déficits tanto en el balance del sector fiscal como en la cuenta corriente, que a fines de 2017 llegaron a niveles en torno al 6,0% y el 5,4% del PIB, respectivamente, dice el informe.

RESERVAS Y DEUDA

De forma conjunta, a octubre de 2017, se registra una pérdida de reservas del 35% en relación con los máximos alcanzados en 2014 y un aumento del endeudamiento externo, que de todas formas aún se mantiene bajo, en torno al 24% del PIB.

No obstante, la economía cuenta con ahorros (equivalentes al 37% del PIB), que se generaron durante el superciclo de las materias primas y que han permitido financiar la inversión pública y mantener los programas de gasto social.

CRECIMIENTO EN 2018

Si bien durante 2017 el entorno internacional ha sido más favorable que en los últimos años, lo que se espera también para 2018, tanto debido a mejores precios de exportación como a un mayor dinamismo de los socios comerciales, la economía boliviana en 2018 mantendrá una tasa de crecimiento del producto en torno al 4,0%, lo que podría estar evidenciando síntomas de agotamiento de los impulsos de las políticas fiscal y monetaria, retrasos en algunos proyectos de inversión pública y una débil inversión privada.


---------*---------
Scroll to Top