Defensoría busca reducir “cutting”

Unete a nuestro grupo de WhatsApp! AQUÍ

La depresión juvenil, la imitación o los requisitos para pertenecer a un grupo impulsan a realizar prácticas peligrosas.

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia, en coordinación con Seguridad Ciudadana, se capacitan para reducir casos de “cutting” (cortes en el cuerpo), por parte de adolescentes.

El seminario desarrollado con presencia de psicólogos, médicos y alumnos de colegios, donde se reportaron la presencia de grupos que practicaban el cutting, recibieron la explicación correspondiente con la finalidad de lograr evitar el aumento de casos de esta nueva tendencia realizada entre jóvenes, quienes utilizan el cutting como una forma de pertenencia a un grupo o para poder reducir las etapas de estrés o depresión propias de su edad.

“El Cutting está relacionado con una represión que ellos enfrentan en determinados problemas, en ese sentido ellos eligen estas prácticas para poderse liberar de este estrés en base a las cortaduras”, explicó el director de Seguridad Ciudadana, Dorian Ulloa.

Seis nuevos casos de jóvenes que practican cutting fueron registrados el pasado miércoles en el D-2, luego de que el pasado mes cerca de 26 estudiantes en el D-8 llegaron a ser remitidos a la Defensoría ante la existencia de cortes en sus muñecas.

“Estamos viendo que adolescentes y jóvenes hasta los 25 años están incursionando en estas nuevas prácticas de infringirse heridas, las cuales están asociadas no solo a la violencia intrafamiliar, sino, ante todo, a esas fases de frustraciones que enfrentan de las cuales buscan extraer sus angustias o estrés en base a los cortes. Por lo tanto se entiende como una forma de pedir auxilio a los adultos, la forma en la que se infringen daño”, explicó una de las responsables de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Los funcionarios observan que es la etapa de prevención donde debe integrarse la familia de los adolescentes para poder enseñar la habilidad para expresar sus emociones y otras habilidades que les permita responder a las frustraciones o problemas y evitar realizarse daños físicos.

El cutting en El Alto, se convierte en un reto de pertenencia para alcanzar a tribus urbanas o pandillas, convirtiéndose a la fecha en un problema con cerca de 32 víctimas encontradas solo en dos establecimientos escolares.

El cutting es el hábito de autolesionase, se lastiman porque no saben otra forma de expresar sus sentimientos.

Se trata de adolescentes que liberan sus angustias emocionales cortándose los brazos, los muslos o el abdomen con cuchillos, tijeras o cortantes. No buscan llamar la atención, ni suicidarse; sino aliviarse. Por lo general, el cuadro comienza a los 13 años cuando las jóvenes tienen dificultades para expresar sus emociones. Lo preocupante de todo esto es que las niñas, en esta edad, se contagian rápidamente y esta conducta se está masificando.

El Diario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!