Crecimiento con endeudamiento y déficits gemelos en pasada gestión

En 2018, el cuadro de endeudamiento y déficits gemelos no cambiarán, debido al anuncio que hizo el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén, a principios de año, que los préstamos se incrementarían en más de $us 2.000 millones en esta gestión y en materia de comercio exterior la situación es incierta.

En su momento, el economista José Luis Evia alertaba sobre el alto endeudamiento del Gobierno, que podría comprometer el futuro del país.

La deuda externa pública a noviembre de 2017 bordeaba los $us 9.108 millones y se observa un crecimiento de alrededor de $us 2.000 millones, ya que en diciembre de 2016 la misma llegaba a $us 7.268 millones. La CNI señala que el incremento alcanza a 25,3%.

El Gobierno destinó recursos que provienen de la deuda externa a la inversión pública, y la dinámica no se modificará ya que es un sector que aporta al crecimiento de la economía nacional.

Por ello, el presidente Evo Morales en su discurso del 22 de enero anunció que en los próximos años la inversión pública llegaría a $us 13.000 millones.

El economista Mauricio Ríos, en su blog, opina que en los discursos de celebración del nacimiento del Estado Plurinacional se anunció la cifra récord de inversión pública de $13.000 millones para los próximos años, pero no se habló del déficit comercial.

Ríos lamentó que el presidente Morales tampoco se haya referido ni del incremento de la deuda pública. “Entre la interna ($9.110 millones) y la externa ($7.268 millones) alcanza escandalosamente los $16.378 millones, cerca al 30% del PIB”, agregó.

De acuerdo con el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, el déficit comercial superó los $us 1.300 millones.

Según Ríos, en base a cálculos privados, el déficit fiscal registrado la pasada gestión, aparentemente, es superior al 10%, y se acumula por quinto año consecutivo.

DESACELERACIÓN

En su momento, el economista y docente de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Ernesto Bernal, alertaba sobre una desaceleración de la economía nacional, mientras las autoridades del sector económico negaban tal situación.

Decía que desde el 2015 la economía se desaceleró, con un registro del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,8%, menor al 2014, que alcanzó 5,5%.

Mientras que en 2016 la cifra llegó a 4,3 y la pasada gestión cerró con 4,2%. A pesar de que las autoridades presentaron un Presupuesto General del estado 2018 optimista, con un crecimiento que llegará al 4,7%, los empresarios tienen sus reparos.

CAUSAS

Entre las principales causas de la desaceleración de la economía en 2017 se encuentran el descenso en el precio de las materias primas y el incremento en el valor de las importaciones que generaron un déficit en balanza comercial de $us 1.308 millones.

A eso se debe sumar la caída en la inversión pública de 5.065 millones de dólares en 2016 a 4.772 millones en 2017 y la contracción de la demanda de bienes y servicios de las principales industrias en el mercado local de 7,2%.

Los efectos de la desaceleración en la tasa de crecimiento del PIB fueron la caída de la inflación de 4% en 2016 a 2,7% en 2017; el incremento del desempleo de 4,1% en 2016 a 4,5% en 2017, según el Boletín de la CNI.

En resumen, en 2017 se presentó un escenario de desaceleración de la economía con reducción de la inflación, aumento de los déficits gemelos (comercial y fiscal) e incremento del desempleo y reducción de la inversión pública.


---------*---------
Scroll to Top