Crédito productivo desplazó a sectores comercial y servicios

Los porcentajes que impuso el Gobierno para que los bancos del sistema financiero puedan colocar créditos, mediante la normativa de adecuación de cartera, en los hechos ha obligado a las instituciones del sector a una recomposición de la cartera, es decir, que las entidades dejen de financiar a otros sectores, como es el caso de servicios y comercio, considerados no productivos, precisó el analista financiero Armando Álvarez.

La falta de captaciones del sistema financiero ha generado que las entidades eleven sus tasas de interés pasivas (para ahorros), como consecuencia del ajuste de la Tasa Referencial (TRE), que elevó los intereses en los préstamos a sectores no regulados, como el comercial y el de servicio.

ADECUACIÓN

Hasta el 2018 los bancos deben cumplir con lo que indica la normativa, es decir llegar, en el caso de las entidades denominadas múltiples al 60% de crédito productivo, como proporción de su cartera total, y los especializados en pequeñas y medianas empresas productivas (PyMEs) al 50%.

La reducción de captaciones (ahorros del público) puede provocar que las entidades modifiquen su cartera y dejen de prestar a otros sectores, por efecto de las normas de adecuación de la ASFI.

“Si los bancos no pueden cumplir su propósito, colocar cartera en el sector productivo, mediante el crecimiento de cartera, la única forma de cumplir será recomponiendo la cartera”, señaló Álvarez e indicó que al ver que la cartera no crece, entonces podría dejar de financiarse al comercio y servicios.

ECONOMÍA

El entrevistado recordó que ambos sectores son importantes para la economía nacional, y sería lamentable que no puedan acceder a créditos ante el panorama de menores captaciones en los bancos.

Señaló que el sector productivo no registra el dinamismo de años anteriores, específicamente no crece, por lo que la banca tendría que recomponer su cartera crediticia.

CRÉDITOS

De acuerdo con datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiera (ASFI), los créditos a unidades económicas, a agosto de la presente gestión, alcanzaron a Bs 94.756 millones, de cuyos datos se desprende que para los hogares (consumo y vivienda) la cifra quedó en 51.316 millones. La cartera total se situó en Bs 146.073 millones.

Si se compara entre 2016 y 2017, al mismo mes, el crecimiento llegó a Bs 6.084 millones, que en términos de porcentaje alcanza a alrededor de 6%, que es el incremento registrado en la presente gestión, respecto de las unidades económicas.

El crédito al sector productivo llegó a agosto pasado a Bs 58.075 millones, y la industria manufacturera demandó mayores recursos por Bs 22.223 millones, seguida de la agricultura y construcción, Bs 14.458 millones y 14.423 millones, respectivamente.

CRESTA

Otro dato de la ASFI es que al 2015 el crédito productivo llegó a su punto más alto de crecimiento, 36%, y el sector no productivo registró cifra negativa.

SECTOR COMERCIAL MANTIENE MORA BANCARIA MÁS ALTA

La información de la ASFI mostró que la mora a agosto de la presente gestión se incrementó en 3 puntos porcentuales. En 2016 el porcentaje registrado fue de 1,3%, y para el período de análisis se elevó a 1,6%.

Mientras que la cartera total experimentó una subida de la mora también de tres décimos porcentuales, entre 2016 a agosto de 2017, de 1,6% a 1,9%.

POR SECTORES

Si se compara el índice de mora por sector económico de destino, se observa que el comercio tiene una mora de 2,8% la más alta del sistema financiero, servicios 2,7% y productivo 1,6%, a pesar de la diferencia, la tendencia en los tres es ascendente.

Entre tanto, la mora de los principales sectores económicos del sector productivo reflejó también un índice ascendente. Por ejemplo, la construcción registró la mora más alta con 2,2% y la industria manufacturera, así como la agricultura y ganadería, están con 1,3%, cada una.


---------*---------
Scroll to Top