Continúa investigación en San Matías en medio de acusaciones

MOMENTO EN QUE MÉDICOS ATENDÍAN A FRANZ ALEJANDRO ÁLVAREZ QUE LUEGO FALLECIÓ Y A LA DERECHA EL CUARTEL DE UMOPAR LUEGO DE SER QUEMADO POR POBLADORES DE SAN MATÍAS.

Luego de los informes policiales sobre el incendio de las instalaciones de UMOPAR en San Matías, las investigaciones, a cargo del Ministerio Público, continúa en medio de acusaciones. El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, afirmó que los pobladores encubren a narcotraficantes y los habitantes exigen que el Gobierno entregue a los responsables del asesinato del joven Franz Alejandro Álvarez.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, afirmó que la población de San Matías en Santa Cruz, quemó instalaciones de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) el pasado lunes, en defensa de personas que tienen antecedentes y están ligadas al narcotráfico que espera sean sancionadas dentro del proceso que la Policía abrió para dar con los responsables de ese edificio y 26 vehículos.

“Después de los hechos, los informes policiales están en duda, esa investigación que ahora está a cargo del Ministerio Público, va ser la que va demostrar que toda esta población reaccionó como queriendo defender a narcotraficantes”, aseguró el Cáceres el día viernes luego de una conferencia de prensa donde presentó un informe semestral.

El funcionario, hizo alusión a las acciones tomadas por los pobladores de San Matías el lunes 18, luego del asesinato por disparo de arma de fuego de la patrulla de Umopar de Franz Alejandro Álvarez.

ENCAPUCHADOS

El hijo de un comerciante de verduras, Álvarez de 17 años viajaba en el asiento del pasajero del vehículo conducido por su hermano mayor de retorno al pueblo luego de pescar.

Según el relato, por fallas mecánicas el vehículo no logró frenar en el puesto de control de Umopar, pero al hacerlo más adelante, los efectivos encapuchados abrieron fuego y uno de los tiros atravesó la carrocería e hirió de muerte al joven.

Por razones aún no esclarecidas, que causaron sospecha en los pobladores, los efectivos de Umpar salieron huyendo del lugar y el joven fue trasladado por el familiar a un centro médico donde perdió la vida.

Producto de este hecho, la población salió en protesta y quemaron las instalaciones de Umopar dejando en cenizas 26 vehículos, ocho de la institución, dos motocicletas y el resto que eran producto de operativos e incautaciones a personas ligadas al narcotráfico.

Con ayuda del Ejército, se controló los disturbios y la Policía Boliviana presentó una denuncia contra quienes resulten autores de la quema del cuartel donde producto de las llamas gran cantidad de munición se perdió al igual que 15 fusiles M16.

De forma paralela, a la denuncia por la quema del cuartel, la Fiscalía también inició una investigación para determinar las circunstancias en las que falleció Álvarez.

En esa línea, Cáceres declaró que la familia y el mismo joven fallecido cuentan con antecedentes delictivos pero no respaldó su denuncia con pruebas.

“NO ERA UN ANGELITO”

El Viceministro, refirió que Álvarez estuvo presente en un caso de asesinato de cuatro personas en esa localidad hace un año y medio. También mencionó la caída de una avioneta con 300 kilos de droga y el caso de una funcionaria de aduanas que fue acribillada en esa población, pero en ninguno de los casos explicó cuál fue la relación con la víctima o su familia.

Cáceres aseveró que el día de los hechos, la patrulla de Umopar no logró aprehender a los familiares de la víctima porque estos abrieron fuego contra ellos y fugaron además arrojando una mochila donde aseguran se encontró droga.

“Emprendieron la fuga y como es costumbre la patrulla tiene que tener reacción, evidentemente en un momento confuso, la polvareda, la velocidad frente a la reacción y también el intercambio de (disparos) cruce de fuego (sobre eso) nuestros policías actuaron. Es cierto, lamentamos la pérdida de ese boliviano porque no había sido ningún angelito", indicó Cáceres justificando el actuar policial.

NO LE CREEN

La versión de las autoridades ha sido rechazada por la familia y la población de San Matías que exige al Gobierno que entregue a los responsables del asesinato.

En esa línea, el subgobernador de municipio de San Matías, Matías Gil, rechazó la versión policial de que Álvarez traficaba con drogas cuando fue intervenido por la Policía.

Remarcó que la mochila presentada por la policía en una foto, y que habría sido lanzada del vehículo de Alejandro, está en una carretera asfaltada cuando en la región solo hay vías con baches.

"Hasta el momento no hay nada de la droga que dice la policía, lo único que se ve en la tele es a un comandante diciendo que han pillado sustancias, tres kilos en una mochila, pero grave, muestran como prueba una mochila en una carretera asfaltada y acá no existe asfalto, es una carretera de puro pozo, parece que quieren buscar la forma de cómo desvirtuar la información", expresó la autoridad en entrevista con Erbol.

Gil dio fe de que Alejandro pertenecía a una familia humilde y trabajadora conocida en San Matías, que nunca tuvo problemas con la justicia, y que se dedica a la venta de frutas y comida. Reiteró que desde todo punto de vista la versión policial es falsa.


---------*---------
Scroll to Top