Contaminación preocupa a Tarija

Desde hace 10 años que las lagunas de oxidación, situada en la zona de San Luis, y el sistema de alcantarillado han colapsado en la ciudad de Tarija, donde la población citadina convive con la contaminación por aguas residuales, según la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve).

Actualmente, es incierta la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales por falta de acuerdos entre niveles del Estado.

El presidente de Fedjuve, Edwin Rosas, afirmó que el Gobierno central por un cálculo político está retrasando la ejecución del proyecto porque hasta el momento no asumió una decisión clara y la población tarijeña no puede seguir esperando.

“No podemos esperar, estamos muy contaminados y toda la gente espera que las autoridades tomen decisiones correctas para resolver el problema. No puede ser que se prioricen financiamiento y obras en Cochabamba y otros departamentos”, exclamó Rosas.

En el primer mandato del exgobernador interino, Lino Condori, se perdieron también 12 millones de euros donados por el Gobierno de Holanda para financiar la construcción de una planta de tratamiento y así sustituir a las malolientes lagunas de oxidación en San Luis.

El presidente del Distrito 11, Ricardo Pacheco, atribuyó la pérdida de este financiamiento hace 7 años a una mala gestión de las autoridades de la Gobernación y municipales de turno.

A lo largo de una década, la mancha urbana en la ciudad de Tarija se extendió hacia la zona de Las Barrancas, Pampa Galana y la zona alta donde surgieron nuevos vecindarios.

Según Rosas, el crecimiento de la población no ha sido acompañado con la inversión en servicios básicos, especialmente el problema de alcantarillado sanitario.

“Cuando hemos tenido bastante dinero no nos percatamos para solucionar este asunto y las autoridades se limitaron a construir obras que realmente no son una solución. Desde hace 10 años que las lagunas de oxidación han colapsado”, expresó el dirigente.

Por su parte, el gobernador Adrián Oliva anunció este lunes la licitación de un proyecto paliativo para mitigar y tratar los malos olores generados por las lagunas de oxidación en la zona de San Luis, con algunas obras civiles, al margen de tomar la decisión de financiar la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales.

La contaminación por aguas residuales no sólo afecta a los vecindarios, sino también se desplaza a las aguas del río Guadalquivir que es la principal fuente de agua para riego. (Tarija Economía)


---------*---------
Scroll to Top