Comenzó campaña de lucha contra enfermedades renales

     El Ministerio de Salud dio inicio ayer a la campaña denominada: “Enfermedad renal y obesidad, estilos de vida saludable para riñones sanos”, la cual tiene por objetivo beneficiar, aproximadamente, a 3.000 personas, propensas a adquirir enfermedades renales.

La responsable nacional del programa de Salud Renal, Silvia Paz, inauguró el mes de la prevención de las enfermedades renales crónicas y señaló que, a través de la Ley 329, que reglamenta la prevención de este tipo de patologías, el Ministerio de Salud trabajará en diferentes actividades para el tratamiento de las mismas.

Tal campaña fue pensada debido a que el ser un enfermo renal comprende de un gasto “catastrófico” para la población. La doctora Paz recalcó que resulta más económica la prevención de las enfermedades renales, que tratar la enfermedad avanzada.

Destacó la colaboración de la Escuela de Salud y del Instituto de Laboratorios de Salud (Inlasa) que, conjuntamente al Ministerio de Salud, coadyuvarán a la toma de muestras para las pruebas de creatinina, que serán de carácter gratuito para toda la población con factor de riesgo, que quiera someterse a estas pruebas.

PREVENCIÓN

Por su parte, la ministra de Salud, Ariana Campero, resaltó que lo esencial de esas actividades de la campaña es la prevención de las enfermedades crónicas renales, que en la actualidad golpea no sólo al enfermo sino a sus familias, tanto en el aspecto emocional como económico.

Es por eso que el Estado boliviano quiere promover actividades vinculadas a la información, educación y comunicación, sobre cómo prevenir las enfermedades renales crónicas y enfermedades no transmisibles, manifestó la primera autoridad de Salud.

POBLACIÓN

Recomendó a la población que lleven un ritmo de vida saludable y disciplinada; en caso de que tengan síntomas, por ejemplo, dolor de cabeza, visión borrosa, zumbidos en el oído, exceso de sueño, entre otros, deben acudir a tomarse la presión arterial.

La obesidad, sobrepeso y sedentarismo también son factores que dañan la salud y especialmente a los riñones; por otro lado, la Ministra de Salud señaló que se ha mejorado la prestación de servicios para los enfermos renales, y se tienen al menos 22 unidades de hemodiálisis.

“En 2005 recibimos un sistema de salud mercantilizado, olvidado, en el subsector público. En este no existían unidades de hemodiálisis; sólo en el eje troncal se contaba con 5 máquinas de hemodiálisis, todo estaba limitado por el sector privado y el Estado nunca se responsabilizaba”, expresó.

Campero aseveró que hasta el momento se cuenta con 22 unidades de hemodiálisis y 227 máquinas de hemodiálisis, y se pretende seguir ampliando el número en lugares estratégicos en todo el país, donde se tenga mayor número de enfermos renales.

INVERSIÓN

El Ministerio de Salud invertirá en dos componentes de prevención, el primero comunicacional, con aproximadamente 200.000 bolivianos para la difusión de documentos, principalmente spots televisivos, que enseñen a la población cómo prevenir la enfermedad renal crónica y, además, algunos documentos escritos para la difusión del programa

El segundo componente es la prueba de creatinina, donde se invertirá 40.000 bolivianos en pruebas; se espera tener al menos 3.000 beneficiarios; tendrán prioridad las personas con antecedente familiar con insuficiencia renal crónica, diabetes, hipertensión y sobrepeso.

TRASPLANTE

En el lapso de 2 años, se realizaron 151 trasplantes renales a nivel nacional, de los cuales 9 de ellos fueron trasplantes cadavéricos y los trasplantes restantes fueron por donantes vivos, la mayoría de ellos se concentran en las ciudades de Cochabamba, Santa Cruz y La Paz.

En la actualidad, existen 2.800 enfermos renales a nivel nacional, quienes realizan las hemodiálisis gratuitas, y este año se tiene como objetivo la ampliación de unidades de hemodiálisis, la más próxima seria la del Hospital del Niño de Santa Cruz “Mario Ortiz”.

Para concluir, Campero invitó a la población a que las personas se inscriban como voluntarios en la línea gratuita del programa nacional de salud renal, que es la 800-1000-70; sólo se necesita el carnet de identidad y la voluntad de hacerlo.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top