Ciudadanos piden embovedado de río Ponkoro

    Durante los siete años de vida que tiene la urbanización Cala Cala, los vecinos expresaron su preocupación por la falta de embovedado del río Ponkoro.

Los ciudadanos aseguran que esta vertiente inicia en la zona Julián Apaza, parte alta del Distrito Municipal 7, y se extiende hasta la avenida Juan Pablo II. En su trayecto, el río se encuentra al descubierto, lo que representa mucho peligro para sus habitantes.

Por otra parte, debido a que es un barrio alejado y que carece de la atención suficiente de parte de las autoridades, este río se ha convertido en el depósito de basura y otros desperdicios que ponen en peligro la salud de los vecinos, porque es un permanente foco de infección por la contaminación del medioambiente.

Otro de los problemas y riesgos que representa este río que pasa precisamente por el centro de la urbanización Cala Cala, es en la época de lluvia, que por su extensa longitud que tiene se llena de agua con un caudal considerable que pone en peligro de que en cualquier momento pueda desbordarse y que el agua inunde las casas.

Según la declaración de los dirigentes vecinales, este problema y riesgo es de conocimiento de las autoridades municipales quienes cada año previenen con algunos muros de contención, lo que no es suficiente, porque, con la fuerza con que baja el agua, es inminente su desborde. Asimismo, aseguran que cada temporada de lluvia los vecinos solo cuidan sus casas con precarias defensas como bolsas de yute con arena y otros.

En muchas de las oportunidades se ha exigido a las autoridades municipales salientes y actuales que ejecuten un nuevo proyecto, pero no existe ninguna voluntad de que sea efectivo un embovedado que daría solución a tanta preocupación y riesgo de los vecinos.

INSEGURIDAD

De la misma manera, el barrio de Cala Cala carece de un módulo policial que pueda posibilitar la presencia de efectivos policiales para resguardar a sus habitantes y este aspecto ha hecho que mucha delincuencia aparezca en sus calles oscuras.

Producto de este problema, lo único por lo que los vecinos han optado, es colocar muñecos de trapo en los postes y escrituras en las paredes que indican: “Ladrón pillado será linchado” o “auto sospechoso será quemado”.

El diario.


---------*---------
Scroll to Top