Chile pretende mostrar a Bolivia como intolerante

El Gobierno chileno llevó el caso de los nueve bolivianos por la vía jurídica antes que la diplomática, con la intención de demostrar, próximamente, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, que Bolivia es un país agresivo e intolerante, afirmó ayer el excanciller boliviano Javier Murillo de la Rocha.

“Chile quiere mostrar que hay (por parte de Bolivia) una intencionalidad muy grande de endosarle la responsabildad de haber creado un clima de confrontación, es obvio. Esto tiene que ver también con que Chile está queriendo dar señales a La Haya de que Bolivia es un país intolerante y agresivo”, declaró el exdiplomát

Las tensiones entre ambos estados se reavivaron en los últimos meses, esta vez por la detención de nueve bolivianos que ahora se encuentran en el penal de Alto Hospicio, de Iquique, Chile.

Sin embargo, a lo largo de la historia común entre ambos países, la relación es tensa por la geopolítica expansionista chilena, demostrada con la invasión a territorio boliviano en 1879, más conocida como la “Guerra del Pacífico”; destacan, además, en esa línea el uso de recursos hídricos bolivianos con el desvío del río Lauca y el aprovechamiento de los manantiales del Silala.

TRATO DIPLOMÁTICO

Para el exCanciller, el caso específico de los nueve bolivianos debió tratarse, desde un inicio, por la vía diplomática y no debió llegarse jamás hasta las instancias jurídicas, puesto que es un antecedente que quizá desfavorezca a Bolivia en un futuro, mucho más cuando el país demandó Chile ante la CIJ de La Haya, para que se negocie el otorgamiento de una salida soberana al mar.

A propósito, el 21 de marzo presentó Bolivia ante la CIJ su réplica por el litigio de la salida soberana al mar. Chile deberá entregar su dúplica hasta este 21 de septiembre, posterior a ello, en 2018, se desarrollará la fase oral y, finalmente, se conocerá el fallo de la Corte Internacional.

Murillo planteó a las autoridades bolivianas buscar los mecanismos para restablecer las buenas “relaciones vecinales”, porque las relaciones diplomáticas entre ambos países fueron congeladas desde 1978, cuando fracasó el proceso de Charaña.

“Necesariamente tienen que negociar. La negociación implica reanudar relaciones, empezar un diálogo oficial, diplomático y eso tendría que ocurrir (…) La Haya nos hará conocer su sentencia, aproximadamente el 2019, entonces hay tiempo para cambiar este escenario por uno más favorable y propicio, hay que trabajar en estos dos años para cambiar la situación en la que nos encontramos actualmente”, sugirió.

Murillo insistió en el planteamiento de no ir por la vía de la confrontación, porque no lleva a nada beneficioso, “al final, somos países vecinos que a corto o a largo plazo vamos a tener que sentarnos para conversar los temas de fondo”. Añadió que, por tanto, lo que hace falta crear un clima de entendimiento.

VISAS NEGADAS

Sobre la negación de visas a cuatro autoridades bolivianas para ingresar a territorio chileno, Murillo de la Rocha dijo que el gobierno de Chile crea barreras con Bolivia al no otorgar este documento, aspecto que no contribuye a un entendimiento entre ambos países.


---------*---------
Scroll to Top