fbpx

Caos vehicular en la Ceja por escaso control

Debido a la ausencia de autoridades del Organismo Operativo de Tránsito (OOT), y la Guardia Municipal de Transporte (GMT), desde hace varios días el casco central de la Ceja y sus adyacentes se ha convertido en un verdadero caos vehicular, siendo la protesta generalizada de la población por los perjuicios que causan dichos embotellamientos en horas pico.

Estos problemas han comenzado a generarse desde hace varias semanas atrás, debido a las proximidades de las fiestas de fin de año, como son Navidad y Año Nuevo, donde crece la afluencia de personas que asisten a los diferentes centros de comercio, como en este caso del casco central de la Ceja y otras calles y avenidas, donde el comercio ha crecido con productos relacionado a estas dos fechas.

De la misma manera y producto de estas actividades, el autotransporte en esta urbe aumentó su crecimiento, por lo que muchas de las vías que son de acceso a varias zonas de la urbe alteña, han sido copadas por los motorizados del transporte público como privado, provocando grandes embotellamientos en estos sectores de la urbe alteña.

Los lugares donde se han convertido en verdaderos cuellos de botella, son la avenida Juan Pablo II, desde el sector de avenida Alfonso Ugarte o Chacaltaya, en ambos carriles tanto de bajada hacia la zona de Río Seco, como de vuelta hacia la Ceja, lugares que a pesar de contar con semáforos, los mismos son rebasados por los conductores que dejaron de hacer caso a los mismos, por intentar salir del caos vehicular que se presenta todos los días en horas pico.

Este aspecto ha llegado a provocar que el sector del puente de la Ceja, no pueda tener una salida rápida hacia la continuidad de las rutas por encima de este lugar y el desvío hacia la avenida 6 de Marzo, donde el problema se repite.

En esta vía, como todas las mañanas, el carril de subida hacia la Ceja, con dirección hacia la autopista, de la misma manera el caos vehicular, se presenta al medio día y por las noches, donde todos los carriles llegan a conformar grandes filas de minibuses que esperan llenar pasajeros y recién salir a sus destino, para lo cual el tiempo que esperan no es menos de una hora o más.

Por su parte, las autoridades del OOT brillan por su ausencia, o si en algún otro lugar se puede ver a efectivos de esta instancia policial son en muy poca cantidad, quienes solo se limitan a realizar por un momento solo en control de tráfico, sin poder darle solución a las largas filas que llenan las vías.

De la misma forma la GMT, ha desaparecido por completo, quienes solo se limitaban a realizar el control de tráfico, pero que por la poca autoridad que representan se han generado muchos problemas con los operadores del transporte.

El Diario.