Canciller debe responder por ingreso de ciudadanos chinos

CIUDADANOS CHINOS OBREROS DE EMPRESAS DE CAPITALES DE ESE PAÍS QUE OPERAN EN BOLIVIA.

La Cámara de Senadores postergó sin fecha la petición de informe oral del canciller Fernando Huanacuni, porque debía participar en otras actividades. La autoridad tenía que responder sobre el ingreso de ciudadanos chinos, que están trabajando en la construcción de carreteras en el Beni.

“Queríamos saber particularmente si estas empresas chinas (Railway Construction Corporation International Limited y Harbour Engineering Company) tienen la certificación de la Cancillería para que puedan operar en el país, además si los trabajadores que emplea están legalmente establecidos”, expresó la senadora Jeanine Añez, de Unidad Demócrata (UD).

La legisladora denunció anteriormente que los pobladores de la región de Riberalta, en el departamento del Beni, fueron agredidos por los trabajadores chinos de dichas empresas, que están a cargo de la construcción de esa vía, además que contaminaron los pozos de agua con los desechos de la construcción.

OBRA

La Carretera Rurrenabaque-Riberalta tendrá la inversión de $us 579,4 millones, financiados por la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), que es la encargada de supervisar la construcción de la vía. Los trabajos fueron iniciados el 7 de mayo de la presente gestión.

La ruta se ejecutará en cuatro tramos: I: Rurrenabaque – Santa Rosa; II: Santa Rosa – Australia; III: Australia – El Chorro y IV: El Chorro – Riberalta en la longitud total de 508,07 kilómetros.

ANTECEDENTES

Otra de las preguntas que debe responder la autoridad ministerial es si los trabajadores de estas empresas, que son de nacionalidad china, realizaron los trámites de legalización para residir y trabajar en el país.

Según el informe del Ministerio de Trabajo, proporcionado a la senadora de oposición, establece que las dos empresas cuestionadas no certificaron a trabajadores de esa nacionalidad, lo cual hace presumir que estos ingresaron de manera ilegal al país.

RECLUSOS

Otra versión en este tema es la que maneja el ingeniero Antonio Angulo, quien fue de despedido de la empresa china “Sociedad Accidental CCCC”, por reclamar el incumplimiento de las leyes en materia laboral. La versión de este profesional es que estos ciudadanos asiáticos son enviados a Bolivia a realizar trabajos para cumplir con sus sentencias dispuestas por la justicia de ese país. Es decir, que la mayor parte de estos extranjeros tendría antecedentes delictivos.

“Los bolivianos somos una especie de puente entre la supervisión y el fiscal que es de la ABC. Como bolivianos no firmamos los documentos respectivos y tampoco hacemos planillas”, aseguró en esa oportunidad.

La Sociedad Accidental CCCC se adjudicó la construcción de 140 kilómetros de la carretera San Borja – San Ignacio de Moxos.


---------*---------
Scroll to Top