Califican de “época negra del neoliberalismo” “impuestazo” de Sánchez de Lozada y Mesa

El concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Jorge Silva, calificó el lunes al “impuestazo” de 2003 aprobado por el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, que afectaba al salario de los obreros y estaba destinado a cubrir el déficit fiscal de 8,9 puntos del Producto Interno Bruto de una “época negra del neoliberalismo”.

“Fueron las épocas más negras del neoliberalismo, no solamente con la intención de vender nuestros recursos naturales sino con este intento del impuestazo que no lo soportó el pueblo boliviano y tuvo que expulsar a Sánchez de Lozada”, dijo a los periodistas.

El 11 de febrero de 2003, un motín policial se desató contra ese “impuestazo”, lo que desencadenó la lucha popular y generalizada en las calles de la sede de Gobierno con el resultado trágico de 36 fallecidos entre policías, militares, vecinos y estudiantes, además de decenas de heridos.

A 16 años de lo sucedido, el concejal cuestionó el “silencio cómplice” con el que actuó Carlos Mesa, hoy candidato a la presidencia, quien tuvo que renunciar días después.

“Uno comete delitos por omisión o acción, y Carlos Mesa lo cometió por omisión y no se puede librar de una responsabilidad moral ante el pueblo boliviano”, acotó.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Rurales de Bolivia, Freddy Mamani, recordó que en ese entonces los salarios eran bajos, y un impuestazo mermaba la economía de los trabajadores, lo que motivó al pueblo a levantarse en contra del Sánchez de Lozada y Mesa.

“Si recordamos esa fecha dan ganas de llorar, se vivió momentos difíciles en el país, hubo muertos, heridos, y eso no debe olvidarse Carlos Mesa”, acotó.

xzs/ma ABI