Atropello a peatón con muerte y fuga

Algunos choferes huyen de la escena de los accidentes para evadir responsabilidades y no afrontar la suspensión de su licencia de conducir.

Como establece el Organismo Mundial de la Salud OMS, cada año los accidentes de tránsito causan la muerte de 1.25 millones de personas en todo el mundo, en el caso de la ciudad de El Alto entre una a dos personas mueren cada semana en las avenidas amplias, pero del 100% el 97% los conductores se dan a la fuga.

El Organismo de Tránsito registra estadísticamente datos que son atendidos y se consideran como los mayores hechos que surgen durante los fines de semana, �“atropellos a peatón con fuga y muerte de las víctimas”, como los casos más sobresalientes y preocupantes, más aún cuando generalmente se deriva los cuerpos de las víctimas a la morgue del Hospital de Clínicas (La Paz) sin poder lograr su identificación y no dar con la detención de los autores.

PELIGRO AL VOLANTE

Desde 2017 y parte del 2018, se reportaron varios casos de muerte de personas, como consecuencia a los atropellos a peatón con fuga, ninguno de ellos llamó la atención de las autoridades, hasta la pérdida del exministro, radialista y docente de idiomas nativos Donato Ayma el 2017, quien no sólo perdió la vida en una de las rutas con poca iluminación pública, sino donde frecuentemente los peatones, prefieren pasar la vía sin hacer uso de la pasarela, aspecto que termina en la muerte de ellos, pero sin que los conductores responsables de ello sean identificados.

La avenida 6 de Marzo, próxima a extranca Senkata, que corresponde a la vía hacia Oruro, cerca al Puente Vela, al igual que la carretera hacia Copacabana, Laja, Desaguadero, Guaqui, son las rutas más peligrosas en la ciudad de El Alto, donde la responsabilidad en los casos no sólo es del conductor que atropella, quien suele darse a la fuga, sino también del peatón quien transita por estas rutas en estado de ebriedad, sin percatarse del alto tráfico y en lugares de poca iluminación, muchas de las víctimas, no eligen las pasarelas, sino buscan transitar por la misma vía, aprovechando que al medio de los separadores que son de cemento, algunos vecinos se dieron la tarea de dañarlos, para seguir transitando a pesar del riesgo de morir atropellado.

LUCES ALTAS Y BAJAS

El encandilamiento, es otro factor que ocurre cuando el conductor del lado contrario, mantiene las luces altas, aspecto que no permite una adecuada visibilidad al otro conductor, llegando este a realizar el atropello a peatón, pasando por la ruta sin darse cuenta que generó un hecho de tránsito.Por lo tanto las campañas de socialización y alerta a la población para que hagan uso de pasarelas y eviten el riesgo de perder la vía pasando por la calzada, se convierte en una tarea permanente, donde algunas unidades policiales, como el PAC, incluso llegó el pasado año a las unidades educativas de primaria, para poder hacer conocer sobre las normas de tránsito a los niveles de primaría con la finalidad de que sea a partir de este nivel que se busque modificar e influir en la conducta de la población para evitar que continúen generando riesgos innecesarios y en contra de la propia integridad de la familia.

En algunos casos extremos la propia gente incluso prefiere esperar largo tiempo, para pasar la vía corriendo, hasta el medio, subir la baranda de cemento y nuevamente pasar a la otra vía, en el día y en la noche, con la poca iluminación pública que tiene la carretera, el riesgo es mayor, detalló el coronel Pablo García, director de Tránsito en la urbe alteña.


---------*---------
Scroll to Top