Alza de precios encuentra al país sin proyectos mineros

Los precios de los minerales a nivel mundial muestran una leve recuperación. Sin embargo, esta situación encuentra al país sin proyectos de envergadura en la minería estatal, de acuerdo con el experto del sector y ex alta autoridad de Estado, Jorge Espinoza.

El exministro del sector dio cuenta de la carencia de nuevos planes sectoriales en el sector público, lo que no va en consonancia con el repunte de varios minerales, entre ellos el estaño, plata y zinc, además del oro, donde Comibol sólo compra a través de la alicaída Empresa Boliviana del Oro, pero no produce el metal precioso.

Los principales metales y minerales que se cotizan en el mercado internacional son plata, plomo y cobre; están registrando leves alzas, aunque todavía es fluctuante, pero cuya situación alentó a las autoridades a indicar que se ingresó en un repunte de los precios en la presente gestión, y que ello repercutirá en los futuros ingresos del fisco y la redistribución de regalías entre municipios, productores y gobernaciones.

Espinoza dijo que efectivamente se observa un repunte de los precios en el mercado externo, lo que se debería a factores relacionados con la demanda que se registra a nivel mundial, pero en otros casos a conflictos de escala internacional.

VOLÚMENES

Recordó que el año pasado, los precios incidieron en mejores recaudaciones pero los volúmenes disminuyeron, por lo que se habría ingresado a un período de declinación productiva, debido a que no se registraron nuevos descubrimientos de yacimientos mineros.

Al respecto, el presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), José Pimentel, fue más cauto en opinar sobre el precio de los minerales, al indicar que se ingresó en “una tendencia con estabilidad”.

“Las variaciones no son tan grandes para decir un elevado precio”, apuntó Pimentel, a tiempo de señalar que el buen momento por el que pasan los precios de los minerales se debe aprovechar con mayor eficiencia, garantizando una producción económica rentable.

Destacó la fundición e industrialización de los minerales, para que el país supere su condición de monoproductor de materias primas. Pues, lo que tiene que hacer es ofertar al mercado internacional productos de consumo con valor agregado.

SIN PROYECTOS

En ese escenario, Espinoza lamentó que en el país no haya desarrollado nuevos proyectos, por ejemplo, de nuevas operaciones de mediana escala. Además, señaló que los descubrimientos que se hicieron en el pasado fueron obra de la inversión privada.

A modo de ejemplo, expuso que la mina de San Cristóbal, en el sur del país, es uno de los procesos mineros de envergadura que tiene el país, como efecto de la inversión privada, cuyos resultados contribuyeron al sector minero en la pasada gestión, para que las exportaciones no bajen. San Cristóbal declaró $us 567 millones de valor económico generado en 2016 y 508.4 millones en 2015.

Según Pimentel, San Cristóbal demoró nueve años para desarrollar el proyecto de explotación de concentrados de zinc y plomo - plata. Anunció que Comibol realiza proyectos de alta sostenibilidad en el sector minero, y para ello es necesaria su incursión en planes de prospección y exploración.

“Esperamos que el sector privado haga también sus exploraciones; estamos en una economía plural”, apuntó.

INVERSIÓN PRIVADA

Espinoza fue claro al indicar que los nuevos descubrimientos en la minería se pueden realizar con inversión privada, como se hizo en el pasado.

Sin embargo, observó dificultades en los procedimientos que establecen las normas para nuevas concesiones, pese a que se tiene el ejemplo de la Minera San Cristóbal de que son positivas

Considera que en los trámites de las concesiones, sin embargo, se desincentiva la inversión privada.

Como dato ilustrativo se estimó que la inversión que se hizo en San Cristóbal para desarrollar sus operaciones, fueron de $us 1.800 millones, según lo consignó la propia transnacional, que una de las más grandes de la década en el país.

“Los cálculos que se manejan en el sector minero para descubrir y poner en funcionamiento un yacimiento van desde 50 a 800 millones de dólares”, precisó el experto.


---------*---------
Scroll to Top