Alcaldía de Camiri traslada oficinas a predios de YPFB

Santa Cruz (El Deber digital).- A un mes de iniciarse las movilizaciones para pedir la renuncia del alcalde de Camiri, Franz Valdez, seis oficinas municipales fueron trasladadas a los predios de YPFB en procura de reiniciar las actividades, pues se mantiene la vigilia instalada por la dirigencia cívica fuera de las oficinas centrales de la Alcaldía.

Se trata de la Secretaría Municipal de Desarrollo Humano, de Contrataciones, de Desarrollo Productivo, de Obras Públicas, de Recaudaciones y Catastro y de Medio Ambiente. Otras reparticiones como el de aseo urbano también desarrollan sus actividades con normalidad. Se estima que la comuna dejó de recibir Bs 2 millones por concepto de cobros de impuestos.

A inicios de semana, el alcalde Valdez (MAS) aseguró a EL DEBER que había instalado su despacho en los ambientes de Desarrollo Humano; sin embargo, este medio de comunicación llegó hasta dichas oficinas en procura de hablar con él sobre la crisis política, pero no fue encontrado y, a decir de la secretaria, el burgomaestre iba a llegar más tarde.

Minutos más tarde, el Diario Mayor se comunicó vía celular con Valdez en busca de una entrevista, pero la autoridad indicó que estaba en la comunidad de Urundaity y que luego iba a viajar a Santa Cruz de la Sierra para reunirse con los universitarios y autoridades del Ministerio de Gobierno.

CAMIRI

La cívica de Camiri, Mariselva Peña, advirtió con reiniciar las medidas de presión porque el presidente del Concejo, Carlos Arispe (MAS), no entregó la carta que envió la Capitanía Kaami en la que daba tres días hábiles de plazo (el ultimátum se cumplió ayer) para que Valdez pida licencia indefinida al cargo, para hacer viable un referéndum revocatorio.

Al respecto, Arispe dijo: “Si entrego esa carta, estaría haciendo acoso político contra el alcalde y eso no lo voy a hacer”. Aseguró que las actividades del Concejo no se paralizaron y que en estas últimas semanas sesionó en la Casa de la Mujer, donde aprobó el incremento presupuestario, pues ahora será de Bs 47 millones. Del mismo modo, dijo que aprobó la construcción de ambientes de esterilización y lavandería en el hospital municipal.

No obstante, el concejal disidente del MAS, Carlos Gambarte, negó que el Concejo esté sesionando en la Casa de la Mujer y afirmó que, durante la crisis municipal, lo único que el legislativo aprobó fue el incremento del presupuesto.

Frente a esta crisis municipal, el jefe departamental del MAS, Braulio Quispe, acusó a los cívicos de estar aliados con Demócratas para destituir al alcalde Valdez.


---------*---------
Scroll to Top