Acelerar inversiones hidrocarburíferas

En el marco del VII Congreso Internacional de Gas y Petróleo de YPFB, inaugurado ayer en Santa Cruz, el experto Bob Fryklund recomendó acelerar las inversiones para lograr nuevos descubrimientos de reservas, para consolidar la política hidrocarburífera en la región.

Bolivia cobró vital importancia en el Cono Sur por su condición de productor y exportador de gas natural, dijo Fryklund, jefe Estratega de Upstream de IHS (EEUU), durante su presentación en el marco del Congreso.

El experto del sector a nivel mundial expuso que la producción del gas natural ahora debe competir con otras fuentes de energías renovables, como la eólica y la solar, debido a los costos y porque el consumo de estas aumentó en un 11%. Sin embargo, bajo este panorama, considera que Argentina y Brasil seguirán dependiendo del gas boliviano, pese a que ambos países están apostando por las energías renovables.

Por otra parte, Fryklund dejó entrever que a futuro el precio del gas fluctuará en los $us 4 y que esta franja se mantendrá por un largo período, debido a una mayor oferta en el mercado internacional.

Estudio de Brasil

En una publicación de la Fundación Milenio, se informó que un estudio del Gobierno de Brasil advierte que los campos de gas en Bolivia se hallan en fase final de producción y que no existen descubrimientos de nuevos yacimientos.

La estimación de las reservas de gas plantea un problema, debido a que su certificación oficial tampoco está actualizada. Los datos disponibles provienen, por una parte, de la certificación de reservas al 31 de diciembre de 2013, determinadas por la empresa canadiense GLJ Petroleum Consultants, y publicada por YPFB en 2014; y, por otra, de los anexos de los estados financieros de YPFB (publicados en 2016), en los que esta empresa estimó las reservas probadas para los años 2014-2015.

Con base en dicha información, el experto Mauricio Medinaceli apuntó que Bolivia repuso el gas natural consumido entre 2009 y 2013, lo que, en cambio, no ocurrió en 2014 y 2015, dado que la estimación de YPFB solo considera los volúmenes consumidos y no así los repuestos. “De las estimaciones de la estatal petrolera se deduce que la producción anual bruta de gas natural en Bolivia es de 0.8 TCF, aproximadamente; cifra que puede incrementarse siempre que los envíos a la Argentina también se eleven", expresó Medinacelli.

Reservas/Producción

Según el experto, el coeficiente entre el nivel de reservas probadas (P1), estimadas para el año 2015, y el nivel de producción bruta, observado durante el mismo período, alcanza un valor de 11.3 años. Esto, como resultado de que dicho coeficiente presenta una tendencia decreciente, respecto de los primeros años de la década pasada.

El propio Medinaceli advierte, sin embargo, que la relación reservas/producción (R/P) es un indicador estático, que solo permite conocer la tendencia pasada; o sea, que no considera la producción futura. Así pues, y dado que no necesariamente la producción se mantendrá constante en el futuro, lo correcto sería dividir la cantidad de reservas con la producción futura estimada, de forma tal de introducir cierta dinámica al indicador; lo cual, empero, implica tener que pronosticar la producción y/o demanda de la producción de gas.

Conclusiones

Los análisis de Medinaceli aportan evidencias de los efectos contraproducentes de un enfoque de política que ha sacrificado las inversiones en exploración de nuevas reservas a la maximización de ingresos inmediatos para el Estado, con la sobreexplotación de los campos existentes, al límite de su agotamiento.

La mayor parte de la inversión petrolera ha sido dirigida a la explotación de reservas antes descubiertas, con el resultado de un fuerte incremento en la producción de hidrocarburos, pero, y sobre todo, de la disminución en la tasa de recuperación de reservas de gas.


---------*---------
Scroll to Top