“Los Yungas se cansaron del sometimiento al MAS”

Los habitantes de los Yungas de La Paz se cansaron del sometimiento al Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), mediante el chantaje a alcaldes y autoridades políticas a cambio de obras, manifestó el dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franklin Gutiérrez.

“Les quiero decir a los alcaldes, yo no estoy en la vigilia, los que están en la vigilia (pidiendo la renuncia de alcaldes en cuatro municipios) son las bases, porque vieron que eran operadores políticos (del MAS), son los que condicionaban, sometían a la comunidad. Los que no apoyaban al Gobierno no eran beneficiados con proyectos. Eso ya han rechazado las bases y por eso han tomado las alcaldías, a nivel Yungas, porque están cansados de esos alcaldes que solo piensan en apoyar al Gobierno, sabiendo que el Gobierno apoya a los sectores donde cultivan coca excedente”, indicó Gutiérrez, ayer, en puertas del mercado de coca en Villa Fátima.

Hace una semana, pobladores de los municipios de Irupana, La Asunta, Chulumani y Coripata iniciaron vigilas en puertas de esas alcaldías exigiendo la renuncia de los alcaldes por una mala gestión, además de que los inculpan de apoyar la toma del mercado de Adepcoca, en Villa Fátima, por parte del autodenominado “Comité Ad hoc” afín al Gobierno del MAS.

DIFAMACIÓN

Por otro lado, después de que el ministro de Gobierno, Carlos Romero, acusó a Franklin Gutiérrez de estar bajo la influencia de la “derecha” y de Estados Unidos, el presidente de la Adepcoca respondió que “es hora que el Ministro de Gobierno mida sus palabras” y le advirtió con iniciar un proceso por difamación.

El pasado viernes, Romero acusó a Gutiérrez y sus seguidores de intentar “golpe de Estado” en cuatro municipios dirigidos por alcaldes afines al MAS, además de tener influencia de políticos y activistas de “derecha” y la Embajada de EEUU.

Gutiérrez calificó como difamación las versiones y advirtió que los 37 mil cocaleros de los Yungas le iniciarán una demanda.

“Mucho le miente al país, ya es hora que ya pueda medir sus palabras y, si quiere salir en los medios, que hable la verdad y no mienta”, manifestó el dirigente.

ENFRENTAMIENTO

Desde el pasado fin de semana, dos grupos de pobladores de Irupana, simpatizantes del alcalde Clemente Mamani (MAS) y vecinos que exigen su renuncia por una mala gestión, protagonizaron un enfrentamiento en predios de ese municipio. El Alcalde denunció que el ataque era impulsado por Adepcoca y pidió la presencia de la Policía para el control de la situación.

Ya en horas de la noche, Mamani, en contacto con Red UNO, cambió su discurso y señaló que el problema era interno y con convocó al diálogo con mediación del Defensor del Pueblo y la Iglesia Católica.

Señaló que a pesar del cese de hechos de violencia, continúa la vigilia en cercanías de la alcaldía donde pobladores insisten con la renuncia del alcalde Clemente Mamani.

VIGILIA EN LA PAZ

Entretanto, en la ciudad de La Paz, comercializadores coca al detalle afines al MAS tomaron las calles de la ciudad e instalaron otra vigilia en la avenida Camacho demandando ser atendidos por el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, para pedir que se abra un mercado paralelo de coca administrado por el Estado, propuesta ya planteada por el Gobierno semanas atrás y que dio lugar a violentos enfrentamientos en marzo pasado.

José Luis Rosas, secretario general de la Federación Nacional de Comercializadores de Hoja de Coca, aseguró que ese es el pedido 5.300 afiliados, debido a los cobros excesivos que Adepcoca hace por el uso de instalaciones del mercado de Villa Fátima.

Rosas asegura que les cobran por ingreso al baño, cargar el celular y dormir en los galpones.

ADEPCOCA RECHAZA

Al respecto, Gutiérrez rechazó este pedido y cuestionó la procedencia de la coca que pretende que se acopie en el mercado paralelo que piden.

Señaló que Adepcoca es el único mercado legal, avalado por Organización de Naciones Unidas, y ratificó el que problema de fondo es la intención del Gobierno que pretende legalizar, en el Chapare de Cochabmaba, hectáreas ilegales de cultivos de coca y la posterior comercialización de esa producción.

Gutiérrez recordó que la coca producida en el Chapare, de donde surgió el presidente Evo Morales, no sirve para el tradicional acullico (masticado) y que el 90 por ciento de esa producción se va al mercado ilegal del narcotráfico.


---------*---------
Scroll to Top