“La Hija Predilecta de Bolivia” hace 128 años

A la conclusión de la Guerra del Pacífico, donde Bolivia perdió su Litoral, Chile planificó el repoblamiento de todo el territorio conquistado tanto a Bolivia como al Perú.

Al mismo tiempo, con la visión de sentar soberanía sobre sus nuevos territorios, realizaron una rápida incursión ferrocarrilera por la costa del Pacifico.

Por entonces, e l Dr. Aniceto Arce, que había nacido en la ciudad de Tarija un 17 de abril de 1824, siendo un gran industrial minero y un prominente político, accedió a la Presidencia de la Republica el 15 de agosto de 1888.

Durante su gobierno tuvo grandes intenciones para solucionar pacíficamente el problema del enclaustramiento marítimo al que nos había sometido la República de Chile, para que el puerto de Arica (antes Perú) pasara a depender de la soberanía boliviana; lo que a su interés de industrial minero hubiera favorecido enormemente; pero al convertirse este deseo en una simple quimera, se obstinó en forma determinante en construir el ferrocarril Antofagasta - Bolivia, debido a que en aquella época la exportación del mineral de plata que realizaba la Compañía Huanchaca de Bolivia, que era de su propiedad y que además tenía mucha fama, indispensablemente debía realizarse por el puerto de Antofagasta. Para esa época solo se conocían Empresas carretoneras, que dicho sea de paso, demoraban demasiado tiempo en arribar a puerto. Al ritmo que iban, estos hacían descansos obligados en plena altipampa; entre uno de esos lugares se encontraba un villorrio conocido con el nombre de Uyuni, situado en lo que hoy los lugareños conocemos como “Posta Vieja”.

A propósito del origen de la palabra “UYUNI”, existen la versión que dice que en el lugar denominado “Posta Vieja” se hallaba asentada una familia de apellido Uyuli, de donde derivaría el nombre de Uyuni; sin embargo, hay otra que al parecer es la más correcta y aceptable y viene de los vocablos aymaras: uyuja = mi casa, uyupa = su casa y uyuni = con casa; lo que significaría que Uyuni fue creada en un lugar que para entonces contaba “con casa” o con una especie de tambo que poseía corrales para el albergue de los carreteros y sus animales en tránsito.

El presidente Aniceto Arce, como industrial intrépido y de férrea voluntad, no escatimó esfuerzo alguno en la construcción del ferrocarril, debido a que su Plan de Gobierno era netamente de vinculación territorial; prueba de ello, está la construcción del puente colgante sobre el río Pilcomayo.

La realización del proyecto de vinculación ferroviaria Antofagasta - Bolivia, levantó la voz de protesta de sus adversarios políticos, quienes con duras y severas críticas consideraban al Dr. Arce, como un gobernante entreguista del resto de nuestro territorio al pueblo chileno que nos había usurpado alevosamente nuestro Litoral. Pese a estas protestas, que habían incitado a realizar revoluciones para destituirlo de la presidencia; el hombre de personalidad irreductible, supo campear las tremendas dificultades y llevar adelante su anhelado proyecto, (se cuenta que en una ocasión, tuvo que disfrazarse de fraile para salvar su pellejo); de esta manera interpretada de suma importancia la construcción del ferrocarril, en febrero de 1889 estaba ya concluida la punta de rieles en la zona denominada “Uyuni”, en cuyo villorrio la gente especulaba que los constructores (por lo menos costo en mano de obra, chilenos en su totalidad) saquearían las instalaciones de la compañía Huanchaca de Bolivia. Por este motivo y con la cautela respectiva por la desconfianza que sentían los pobladores bolivianos, se ordenó que en esa altipampa momentáneamente, los trabajos de tendido de rieles se den por terminado.

El motivo del tren que llegaba hasta punta de rieles con el embarque de los minerales hacia el puerto de Antofagasta, dio lugar a una franca actividad comercial y al rápido crecimiento de una población exenta de una correcta urbanización; esto motivó a que las autoridades comisionaran al Ing. Julio Pinkas, la confección de un plano urbanístico acorde a la importancia de la floreciente población, el mismo que fue realizado con un pensamiento futurista; con calles anchas, muy propias de las grandes ciudades del orbe; quizá creyendo que al paso que crecía, muy pronto se convertiría en una gran metrópoli. Este inusitado crecimiento dio lugar a que el Ministerio de Hacienda e Industria a solicitud del Presidente de la República, en un 11 de julio de 1889 diera a conocer la Resolución Suprema correspondiente a la fundación de Uyuni.

DATOS

- Uyuni es la puerta de ingreso al Gran Salar de Uyuni, a las Lagunas de Colores, los Géiseres, al Árbol de Piedra, “Reserva nacional de fauna andina Eduardo Abaroa” y todas las maravillas del suroeste; en las afueras de la ciudad se encuentra el cementerio de trenes donde están locomotoras de finales del siglo XIX.

- También cuenta con el Museo de los Andes Meridionales donde se exhiben objetos de la región del sur oeste de Bolivia (restos de un megaterio, utensilios y momias de los chullpas y mucho más).

- El reloj, situado en la calle principal, a pocos metros de la Alcaldía, es una de las imágenes más usadas para representar a Uyuni. Comenzó a funcionar el 20 de abril de 1930 y se constituyó en un símbolo de ese municipio. ​ ​

Martín Cortez James


---------*---------
Scroll to Top